Sistema linfático

Sus principales funciones son mantener el volumen de la sangre y participar en la defensa del organismo.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 11/06/2010
  • Imprimir

Funciones

Este sistema es uno de los componentes principales del sistema inmune y está compuesto por una red de órganos, conductos y ganglios linfáticos.

El conjunto de tejidos y órganos que participan en la respuesta inmune se conoce como sistema linfático. Está constituido por órganos, vasos, ganglios y tejido linfático. Este sistema cumple tres funciones básicas:

Defensa: en los ganglios linfáticos, los linfocitos se reproducen para dar respuesta a los antígenos.

Absorción de grasas: la mayor parte de las grasas son absorbidas por el sistema linfático y transportadas posteriormente hacia la sangre.

Intercambio capilar: recupera sustancias que el flujo sanguíneo ha perdido en el intercambio capilar.

Los órganos linfoides se encuentran divididos en dos grupos:

Primarios o centrales

Se produce el proceso conocido como linfopoyesis, que consiste en la maduración de los linfocitos. Estos obtienen receptores específicos para cada tipo de antígeno. Los órganos de este grupo son el timo (maduran los linfocitos T) y la médula ósea (maduran los linfocitos B).

Secundarios o periféricos

Proveen el ambiente para que los linfocitos puedan interrelacionarse y tengan contacto con el antígeno, provocando la respuesta inmunológica. Los órganos que participan en este proceso son los ganglios, el tejido linfático y el bazo.

Este sistema funciona de la siguiente manera: la linfa es recogida por capilares linfáticos y es conducida, posteriormente, a los vasos linfáticos. En el cuerpo hay dos grandes conductos que drenan los tejidos, el torácico y el linfático derecho. El primero recibe la linfa proveniente de más de la mitad del cuerpo y su viaje finaliza en la vena subclavia izquierda; el segundo, en tanto, facilita la salida de la linfa de la parte derecha del organismo y termina su recorrido en la vena subclavia derecha.

Los ganglios linfáticos se encuentran por todo el cuerpo, pero donde más abundan son en las axilas, la ingle, el cuello y la pelvis. Están formados por una pequeña cápsula resistente con pequeños nódulos redondos, que se mezclan con los vasos linfáticos. En su parte interna, posee tejido  linfoide, en el que hay gran cantidad de linfocitos y células fagocitarias. La linfa pasa por el cuerpo a través de estos ganglios, que tienen canales de entrada y salida.

En los ganglios (presentes en el cuello, axilas, ingle, mediastino y cavidad abdominal) se distinguen tres zonas:

Corteza, en la que existen células B y folículos linfoides. Estos folículos pueden ser primarios o secundarios.

Paracorteza, muy rica en linfocitos T.

Médula. En esta zona se encuentran los linfocitos maduros que están listos para salir del ganglio.

El tejido linfoide asociado a mucosas (MALT) es una agrupación de tejido linfoide no encapsulado, situado en la lámina propia y áreas submucosas de los tractos gastro-intestinal, respiratorio y génito-urinario.

Bazo

Este órgano está situado debajo del diafragma, en la parte izquierda del abdomen. Está dividido en tres zonas: una corteza protectora (en su parte externa), una pulpa roja (en el interior y la forman una red de conductos) y una pulpa blanca (en el interior y se compone de células inmunes).

Sus principales funciones son proteger al cuerpo contra las infecciones, fi ltrar la sangre y guardarla hasta que sea necesario y destruir las plaquetas y glóbulos rojos desgastados.

Fiebre

El cuerpo puede responder a las infecciones bacterianas o virales elevando su temperatura corporal a más de 37 °C normales, para evitar que los invasores se multipliquen. Este mecanismo se conoce como fiebre o pirexia y suele ir acompañada de sudoración y sensación de sed.

El hipotálamo es el termostato del cuerpo, ya que es el que ordena que este genere más calor.

La linfa

Es un líquido transparente que recorre los vasos linfáticos, gracias a las contracciones de los músculos y arterias y al movimiento de las extremidades del cuerpo. Es pobre en proteínas, pero rica en lípidos y contiene glóbulos blancos y algunos microorganismos que son eliminados al pasar por el fi ltro de los ganglios.

Las tres funciones que realiza este líquido son recolectar y devolver el líquido intersticial a la sangre, proteger al cuerpo de los antígenos y absorber los nutrientes del sistema digestivo, transportándolos, junto al oxígeno, a la circulación sanguínea.

Timo

Se encuentra en la zona media del cuerpo, detrás del esternón. En su interior existe una médula llena de linfocitos T preparados para multiplicarse. Estos llegaron por el torrente sanguíneo desde la médula ósea roja. Desde el timo son expulsados al bazo y a los ganglios linfáticos. Aunque este órgano se atrofi a a muy temprana edad (seis años), sigue funcionando pero con menor actividad.

Material de apoyo