Séptimo básico: Función reproductiva femenina

La anatomía del aparato reproductor femenino está compuesta por un conjunto de órganos y estructuras, con funciones integradas y especificas.

  • Segundo Ciclo
  • Autor: Icarito
  • Última actualización: 10/05/2012
  • Imprimir

Séptimo básico: Función reproductiva femenina

Anatomía del aparato reproductor femenino

Es un conjunto de órganos y estructuras, con funciones integradas y especificas. Los ovarios son glándulas que se encargan de la producción de gametos (ovocitos) y hormonas (estrógenos y progesterona).

El útero es un órgano hueco, muscular y está tapizado por el endometrio, que se encarga de recepcionar al embrión, la implantación,  participa en la síntesis de la placenta y genera las contracciones durante el parto.

Los oviductos conducen el ovocito hacia el útero y es el lugar donde ocurre la fecundación.

La vagina es un conducto muscular que va desde el orificio vaginal hasta el útero, recepciona el órgano copulador masculino y participa en la capacitación de los espermios (Ver figura 1)

El ciclo femenino

El ciclo femenino incluye cambios cíclicos y secuenciales que ocurren paralelamente tanto en el ovario como en el útero, se desarrollan en forma paralela e interdependiente. Su producción y control están a cargo del hipotálamo. Las hormonas involucradas incluyen los estrógenos y la progesterona, las gonadotrofinas hipofisarias FSH y LH y la hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH) del hipotálamo (Ver figura 3)

Todos los acontecimientos que se producen en un ciclo menstrual implican cambios de concentración hormonal y anatómicos en el ovario y en la pared interna del útero (endometrio). El ciclo comienza con el primer día de flujo menstrual, causado por el desprendimiento del endometrio. El aumento de la concentración de FSH y LH al comenzar el ciclo estimula un folículo ovárico que crece y secreta estrógenos bajo cuya influencia el endometrio se regenera. El brusco aumento de la concentración de estrógenos antes de alcanzar la mitad del ciclo dispara un incremento súbito de LH desde la hipófisis, lo que produce la ovulación. Después de la ovulación, la concentración tanto de LH como de FSH cae. El folículo se convierte en el cuerpo lúteo, que produce progesterona y estrógenos.

La progesterona continúa estimulando el endometrio, preparándolo para la implantación del óvulo fecundado. Si la fecundación no se produce, el cuerpo lúteo degenera, la producción de progesterona entonces se detiene y el endometrio comienza a desprenderse, las concentraciones de LH y de FSH vuelven a subir, y comienza un nuevo ciclo (Ver figura 2)

El inicio de la primera menstruación marca el comienzo de la pubertad en las hembras de los seres humanos. La mayor producción de hormonas sexuales femeninas antes de la pubertad induce el desarrollo de las características sexuales secundarias.


* Si te interesó este tema, te recomendamos visitar el siguiente artículo relacionado:
http://www.profesorenlinea.cl/Ciencias/Sistemareprodfemen.htm