Extinción de animales y plantas

La extinción de una especie ocurre cuando esta desaparece definitivamente de nuestro planeta, llevándose consigo todas las características genéticas y probables adaptaciones específicas al medio que habitaba.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 20/09/2012
  • Imprimir

Índice de Temas:

  1. La extinción de animales
  2. Especies animales en peligro
  3. Extinción de las especies vegetales

La extinción de animales

El delfín chino es una de las especies extintas.

El delfín chino es una de las especies extintas.

Durante millones de años, la extinción de las especies fue un proceso natural, cuyas causas en muchos casos se desconocían.

Los científicos, según el análisis de fósiles, han logrado determinar ciertas épocas, de varias decenas o miles de años, en las que desaparecieron especies, generalmente de forma masiva. Estos registros muestran la desaparición de grupos de organismos, quedando espacio para que nuevas formas de vida u otras ya existentes sobrevivieran, como ocurrió con la extinción de los dinosaurios, que facilitó el desarrollo, evolución y proliferación de los mamíferos.

Sin embargo, la aparición del hombre marca un antes y un después en lo que se refiere a la extinción de las especies. El hombre primitivo debía alimentarse y conseguir abrigo, por lo que utilizó los recursos que tenía a su alcance para sobrevivir: la flora y la fauna. Luego, se asentó en comunidades alterando los ambientes naturales de diversos organismos e interviniéndolos en beneficio propio, sin tomar en cuenta el gradual impacto de sus acciones sobre la subsistencia de muchas especies.

Si todo lo anterior ocurrió durante los primeros años del poblamiento terrestre, imagina las graves consecuencias que tuvieron el posterior desarrollo de la civilización, la Revolución Industrial y una serie de otros fenómenos que, con el tiempo, han influido con mayor fuerza en la naturaleza y las especies que la habitan.

No es extraño, entonces, señalar que en los últimos 500 años la intervención humana en nuestro planeta ha significado la pérdida definitiva de unas 800 especies, y que la cifra sigue aumentando día a día de manera alarmante.

Causas naturales

Algunos eventos meteorológicos tienen directa influencia en la supervivencia de las especies, tanto animales como vegetales. Sequías, inundaciones, tornados y huracanes son sólo algunos de los fenómenos que alteran el equilibrio ambiental y provocan importantes desplazamientos de animales y disminuciones significativas de las poblaciones.

Otro proceso normal de la naturaleza, es la competencia entre las especies. En todo ecosistema, los animales cumplen una función determinada y sus acciones están orientadas a satisfacer sus necesidades vitales. Para ello, compiten para conseguir los recursos necesarios, en una constante secuencia de traspaso de energía y nutrición. Sin embargo, cuando poblaciones enteras de animales se desplazan de manera forzosa (producto de otros procesos, principalmente por la destrucción o reducción de su hábitat), la competencia se altera notablemente.

Al llegar nuevas especies a un ecosistema ya establecido y con sus jerarquías claras comienza la carrera por quien consigue más y de mejor manera los recursos necesarios para sobrevivir, proceso que logran solo los más fuertes y aquellos que se acomodan más rápido a las nuevas condiciones.

La pérdida de la variabilidad genética, producto de la paulatina reducción de las poblaciones animales, también influye en la capacidad de supervivencia de la especie. La merma poblacional de una especie deriva en que esta posea menos herramientas para adaptarse rápidamente a los cambios, haciendo a los individuos que lo componen cada vez más vulnerables ante las amenazas naturales y humanas.

Amenazas humanas

En los últimos siglos, la acción humana sobre la naturaleza es la principal causa en la vulnerabilidad o extinción total de algunas especies. El ser humano es sindicado como el gran responsable de la desaparición de muchos organismos, ya que directa o indirectamente los daña, les destruye su hábitat e introduce especies ajenas, alterando drásticamente los ecosistemas.

La destrucción o alteración del hábitat de diferentes especies es la principal causa antrópica (relacionada con el hombre) que provoca la extinción de los animales.

Así, la tala de un bosque, el secado de una zona húmeda, la transformación de vastas superficies en áreas de cultivos comerciales y la expansión de centros urbanos son solo algunas de las acciones emprendidas por el hombre que reducen drásticamente el ambiente natural de muchos organismos.

Estas últimas no logran adaptarse a estas nuevas condiciones de vida rápidamente cambiantes, por lo que pronto comienza a disminuir la cantidad de individuos que componen la población, llegando a límites cercanos a la extinción o posiblemente a extinguirse.

El hombre también ha llegado a transar como mercancía algunas especies animales. Este comercio es considerado el tercer negocio ilegal más rentable, después del narcotráfico y la venta de armas, ya que, al año, genera cifras superiores a los 10 mil millones de dólares. Sin embargo, lo más alarmante tiene que ver con las cifras anuales de especies transadas y estas incluirían  el siguiente desglose: unos 50 mil primates, 140 mil colmillos de marfil (de animales como hipopótamos, elefantes y narvales, entre otros), 350 millones de peces tropicales, 10 millones de unidades de piel de reptil, 5 millones de aves vivas y 15 millones de unidades de piel de mamífero. Todas estas mercancías son comercializadas como bienes de gran valor a nivel mundial, pasando por alto todas las leyes existentes sobre protección y tráfico de especies animales.

Muchas de estas especies terminan como mascotas, transformadas en zapatos, bolsos, carteras o abrigos de piel. Incluso, un número no menor muere antes de ser procesado y de ser encerrado jaula, ya que el traslado de su ambiente natural a otro desconocido afecta su comportamiento y funcionamiento orgánico.

La contaminación de los ambientes naturales es otro de los problemas que dañan a las especies. Muchos animales mueren envenenados por acumulación de sustancias químicas resultantes de algunos procesos industriales, ya que el agua que beben o el aire que respiran contienen altas dosis de pesticidas, petróleo y gases contaminantes, entre otros agentes nocivos.

Algunas desapariciones

Lamentablemente, las paulatinas amenazas que afectan al reino animal han hecho desaparecer durante siglos numerosas especies. Algunas de estas se extinguieron en un pasado lejano y solo tenemos noción de su paso por nuestro planeta a través de sus restos fósiles, de algunos relatos o ilustraciones de la época en la que existieron.

Uno de los casos más populares de extinciones tempranas es la del pájaro Dodo (Raphus cucullatus), el que desapareció durante el siglo XVII. Esta ave, habitante típica de las islas Mauricio, adquirió características bastante particulares: al no poseer depredadores, no tenía la necesidad de volar y, por ende, sus alas se atrofiaron. Además, desarrolló patas musculosas y robustas y se movía con torpeza. Esto último facilitó su captura por parte de los marineros que llegaban a la zona, lo que unido a la destrucción de los bosques que habitaba y a la introducción de especies foráneas domésticas (que pronto se transformaron en depredadores directos) ocasionaron su desaparición definitiva en tan sólo 80 años.

Otro caso emblemático de extinción es el ocurrido con el tigre. Se alcanzaron a conocer hasta hace algunas décadas ocho subespecies de tigre, de los cuales, tres desaparecieron definitivamente: el Tigre del Caspio (Panthera tigris virgata), el de Bali (Panthera tigris balica) y el de Java (Panthera tigris sondaica). Las causas directas de la extinción de estas subespecies fueron la destrucción de sus hábitats, así como también el inicio de una cacería indiscriminada por diversión o para conseguir su llamativa piel.

El Tarpán (Equus ferus) era un animal bastante similar al caballo, habitante de las zonas más templadas de Europa y Asia. De altura más bien pequeña (no superaba el metro y medio) y cuerpo robusto, pasó de ser habitante común de las estepas euroasiáticas a extinguirse de manera total. Esto debido a que se le cazó para evitar el daño a los cultivos campesinos y la cruza con los caballos domésticos. Los últimos ejemplares fueron vistos a fines del siglo XIX.

Falsas creencias

Lamentablemente, la extinción de algunos animales se ha visto incrementada porque en algunas culturas se les asigna propiedades curativas y poderosas a ciertas partes de sus cuerpos.

Es así como el rinoceronte es perseguido sólo para obtener su cuerno, el que, según la medicina oriental, posee características sanadoras, al igual que los huesos, bigotes y colmillos del tigre.

Inminente extinción

Ya desde 1997 los científicos estaban en alerta, puesto que investigaciones realizadas en las riberas del río Yang-tse-Kiang (China) daban cuenta de la existencia de tan sólo 17 ejemplares de una especie de delfín de agua dulce, cuya población siglos atrás superaba los miles de ejemplares.

Se trataba del Baiji o Delfín chino (Lipotes vexllifer), cetáceo de color blanco, casi ciego y con un estrecho hocico, que durante años habitó los más de 600 kilómetros de extensión del río asiático.

Durante los últimos meses, diversos estudios señalaron la posible extinción total de la especie, ya que durante un largo período no se avistó a ningún ejemplar. Afortunadamente, en estos días se divisó un pequeño grupo de estos cetáceos, el que será trasladado a un ambiente acondicionado para su conservación.

Datos Icarito

¿Cuál es el objeto de estudio de la zoogeografía?
Se preocupa de la distribución espacial de los animales.

¿Cuál es el primer importador mundial de pieles de reptiles?
La Unión Europea.

¿Cuánto puede llegar a costar un kilo de carne de ballena en Japón?
Cerca de 280 mil pesos chilenos.

Material de apoyo