Avances tecnológicos del siglo XVIII

El primer piano fue construido en 1709 por el italiano Bartolomeo Cristofori.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 26/05/2010
  • Imprimir

Abriendo con música

Las primeras máquinas de escribir fueron un gran adelanto para su época.

Las primeras máquinas de escribir fueron un gran adelanto para su época.

1709

Piano: el primer piano lo construyó en Italia Bartolomeo Cristofori. Una de las diferencias con su antecesor, el clavicordio, era que se podía modificar el volumen. Esto se refleja en el nombre que le dio Cristofori a su instrumento: gravicembalo col piano e forte (clavicémbalo con suave y fuerte). Compositores como Chopin, Liszt y Beethoven fueron quienes enriquecieron la música de piano, considerado el rey de los instrumentos de teclado.

1712

Máquina de vapor: con antecesoras desde la antigüedad, actualmente se considera que la auténtica máquina a vapor fue inventada por el herrero inglés Thomas Newcomen, y se utilizó para extraer el agua de las minas de carbón, que se inundaban constantemente. Este aparato fue el principal impulsor de la Revolución Industrial, que trajo al mundo profundos cambios sociales y tecnológicos. Posteriormente fue perfeccionado por James Watt, quien ideó un condensador separado, no incluido, como en la máquina de Newcomen, lo que permitió que fuera más eficaz y consumiera solo la tercera parte de carbón que la de Newcomen.

1714

Máquina de escribir: su inventor fue Henry Mill, quien patentó un aparato con el cual era posible imprimir las letras una tras otra, aunque nadie se interesó, porque los secretarios tomaban las cartas mediante la taquigrafía (conocida desde la época de los romanos), y después las transcribían a mano.

1735

Cronómetro: el primer cronómetro fue marino, ya que el reloj de péndulo normal no servía en los barcos, pues el movimiento de las olas lo descompensaba. Su autor fue el inglés John Harrison.

1743

Ascensor: el primero conocido corresponde al construido en el Palacio de Versalles para el Rey Luis XV. Compensado por un sistema de pesas, y accionado manualmente, el ascensor transportaba al monarca con absoluta privacidad de un piso a otro.

1752

Pararrayos: el científico y estadista estadounidense Benjamín Franklin los colocó, en forma de cables, en las fachadas de los edificios de Filadelfia, Estados Unidos.

1757

Sextante: el capitán John Campbell lo construyó, aunque el primer instrumento preciso para medir la latitud lo ideó el inglés John Hadley, en 1731.

1762

Sandwich: esta sabrosa y popular forma de alimento fue producto del juego. John Montagu, Conde de Sandwich, fanático de los juegos de azar, no se levantaba de la mesa para comer y le pedía a su cocinero que le preparara un poco de carne entre dos rodajas de pan untado con mantequilla.

1768

Trilladora mecánica: la primera trilladora práctica la inventó el agricultor escocés Andrew Meikle.

1769

Vehículo de vapor: Nicholas Joseph Cugnot, ingeniero del ejército francés, construyó lo que sería el antecesor del automóvil, un vehículo de tres ruedas movido por vapor, para arrastrar un cañón. Su velocidad era de 5 kilómetros por hora.

1770

Dentadura postiza: las primeras satisfactorias, higiénicas y adaptables, fueron introducidas por el francés Alexis Duchateau.

Goma de borrar: Mr. Nairne, fabricante de instrumentos matemáticos, las vendía por tres chelines, frente al edificio de la Bolsa de Londres (Inglaterra). Se cree que fue inventada por Magalhaens o Magellan, físico portugués, a mediados del siglo XVIII.

1778

Máquina copiadora: James Watt hizo una prensa de base plana que confeccionaba una copia a partir de un papel absorbente tratado con una solución fijadora.

1783

Barco de vapor: el Pyroscaphe, un barco de ruedas de 182 toneladas, construido por el marqués Jouffroy d'Abbans, hizo un viaje de prueba por el río Saona, en Francia, impulsado por la fuerza del vapor.

1786

Bote salvavidas: Lionel Lukin presentó especificaciones para transformar un bote de pesca en uno de salvamento.

1790

Máquina de coser: el inglés Tomás Saint patentó este aparato, que estaba destinado fundamentalmente a trabajos en cuero.

1791

Bicicleta: los antepasados directos de la bicicleta actual fueron los vehículos de dos ruedas ideados por el conde Mede de Sivrac. Se trataban de dos ruedas de madera unidas entre sí por un madero horizontal rígido. Sobre esta se subía el conductor, que se impulsaba con los pies, apoyándolos en el suelo sucesivamente.

Señales de semáforo: las introdujo el ingeniero y sacerdote Claude Chappe, para mejorar la seguridad de los ferrocarriles.

1792

Alumbrado a gas (doméstico): William Murdoch iluminó su oficina con este sistema, en Redruth, Inglaterra. El alumbrado público a gas comenzó a funcionar en 1807, en Inglaterra.
Ambulancia: el primer vehículo construido específicamente para transportar heridos lo diseñó el barón Dominique Jean Larrey, médico personal de Napoleón.

1795

Sacacorchos de tornillo y tuerca: este práctico invento fue hecho por un inglés apellidado Hershaw.
El lápiz: el grafito, principal componente del lápiz que conocemos como de mina, se descubrió en 1564, pero solo en 1795 fue usado como tal, cuando el ingeniero francés Jacques-Nicolás Conté ideó unos lápices de grafito y arcilla, rodeados de madera de cedro.

1796

Vacuna: el médico inglés Edward Jenner extrajo un virus purulento de una campesina enferma y lo inoculó (introdujo) en el brazo del niño James Phipps, administrándose así la primera vacuna.

1799

Estufa de gas: patentada por el francés Philippe Lebon con el nombre de thermolampe.

Monstruos en el aire

El primero que pensó que el hidrógeno serviría para levantar del suelo un globo, fue el escocés Joseph Black. Y los primeros que lograron elevar un globo aerostático utilizando ese elemento, fueron los hermanos franceses Joseph y Etienne Montgolfier, en 1872, dentro de una habitación. Al año siguiente lo repitieron al aire libre con éxito. Y ese mismo año se realizó en París, Francia, el primer vuelo tripulado. Los pilotos fueron Jean Pilâtre de Rozier y el marqués d’Arlandes.

También en 1783 se lanzó un globo de hidrógeno sobre París, de 28 metros cúbicos. El artefacto bajó de entre las nubes, a 25 kilómetros de distancia, siendo atacado por los aldeanos del lugar, que lo consideraron un monstruo.

Globo aerostático

El primero que pensó que el hidrógeno serviría para levantar del suelo un globo, fue el escocés Joseph Black. Y los primeros que lograron elevar un globo aerostático utilizando ese elemento, fueron los hermanos franceses Joseph y Etienne Montgolfier, en 1872, dentro de una habitación. Al año siguiente lo repitieron al aire libre con éxito. Y ese mismo año se realizó en París, Francia, el primer vuelo tripulado. Los pilotos fueron Jean Pilâtre de Rozier y el marqués d’Arlandes. También en 1783 se lanzó un globo de hidrógeno sobre París, de 28 metros cúbicos. El artefacto bajó de entre las nubes, a 25 kilómetros de distancia, siendo atacado por los aldeanos del lugar, que lo consideraron un monstruo.

Material de apoyo