La aspiradora

Con nuevos filtros y cepillos, mangos ergonómicos y diversas boquillas de aspiración, este electrodoméstico portátil ha simplificado la eliminación del polvo y otras partículas de suciedad. Hay modelos que succionan líquidos, algunos inalámbricos y muy pequeños, otros que destapan lavaplatos e incluso aspiradoras robots.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 16/03/2010
  • Imprimir

Adiós al polvo

Durante el siglo XIX se crearon varios artefactos para limpiar alfombras, pero solo en 1901 fue patentada la primera aspiradora. Ideada por el ingeniero inglés Hubert Cecil Booth, Puffing Billy era una enorme máquina, con un motor eléctrico, que aspiraba el polvo.

Booth instaló una empresa de aseo (de teatros, hoteles, edificios públicos). Su primera tarea importante fue limpiar la alfombra de la Abadía de Westminster, en Londres, para la coronación de Eduardo VII (1902). Su sistema se instaló en el palacio de Buckingham y algunos edificios.

En 1906, Booth creó un modelo "casero", de alrededor de 45 kilos. La Trolleyvac funcionaba con un motor más pequeño, pero requería dos personas, una para aspirar y la otra, para manejar la carretilla en la que se trasladaba.

En 1907, el estadounidense James Murray Spangler creó una aspiradora portátil, que utilizaba un ventilador eléctrico

y un cepillo que rotaba. El polvo terminaba en una bolsa de género.
En 1908, Spangler le vendió los derechos de su invento a un pariente e industrial del cuero, William Hoover. Este diseñó el modelo "O", que tenía ruedas, un mango largo y una bolsa para contener el polvo.

En un principio, las aspiradoras fueron utilizadas en las industrias, pero después, con la aparición de nuevos modelos, su uso doméstico se masificó.

¿Cómo trabaja?

Para succionar la suciedad, el mecanismo de la aspiradora opera generando de forma artificial un vacío parcial (hay menos átomos que a su alrededor), disminuyendo la presión en ese espacio. Como reacción, el aire exterior tiende a introducirse por su boquilla para igualar la presión interna con la externa, arrastrando consigo lo que se desea eliminar.

La aspiradora automática

Aunque aún no se comercializan masivamente en Chile, existen las aspiradoras robots, cuya principal virtud es que funcionan de forma autónoma, incluso mientras los habitantes de la casa no se encuentran.

Estos aparatos no usan cables y son bastante pequeños respecto a las aspiradoras convencionales, lo que les permite llegar a todos los rincones de la casa. Incluso pueden limpiar debajo de los muebles y sortear cables eléctricos y bordes de alfombra. Son circulares, casi planos, con alrededor de 35 cm de diámetro.

Para no chocar con las paredes o los muebles y detectar escalones, algunas de estas aspiradoras funcionan mediante sensores ópticos, otra, tiene un sistema de radar con ultrasonido, otro modelo usa un sistema similar al de los misiles de alta tecnología, ya que elabora un mapa tridimensional del lugar donde se encuentra.

Con la batería cargada pueden operar entre 50 minutos y una hora.
Su autonomía es tal, que hay modelos que: cuando terminan, lo anuncian con un timbre antes de apagarse; van solos a su base a cargar la batería o a vaciar su depósito de basura; cuando detectan un punto con mucha suciedad se quedan parados encima hasta que limpian todo. Algunos tienen modo silencioso y hay otro que purifica el aire mientras aspira.

Para impedir que el robot ingrese a algún sector de la casa o caiga por las escaleras, se pueden colocar cintas magnéticas para que esas zonas le resulten invisibles.

Para que funcione mientras no hay nadie en la casa, se puede programar el tiempo de trabajo y las opciones de limpieza deseadas.

Además, hay un modelo que puede ser controlado remotamente a través de Internet, gracias a la cámara de video que lleva incorporada.

Consejos de eficiencia energética

- Si el modelo de aspiradora lo permite, se debe regular la intensidad de la potencia en función del tipo de suciedad que se va a eliminar (las migas en un sillón o un mantel, los residuos en la alfombra o el polvo y las pelusas del piso). No siempre se requiere que la aspiradora opere a su máxima capacidad.

- Mientras ocupa la aspiradora desenrolle todo el cable eléctrico, ya que de lo contrario aumenta la posibilidad de que se caliente.

- Para evitar el desgaste del motor cambie la bolsa cuando esté llena en sus dos terceras partes.

- Preferir los modelos con: dispositivos que avisan cuando deben ser vaciados el filtro de agua o la bolsa contenedora de residuos; control variable de potencia, para regular la aspiración según la superficie y el tipo de suciedad, y válvula de seguridad, que evita el sobrecalentamiento ante la obstrucción del conducto de aspiración.

- Usar una aspiradora que esté acorde con sus necesidades. Las aspiradoras de gran capacidad tienden a consumir más energía eléctrica, lo que puede ocasionar un gasto innecesario si su casa es pequeña o su familia no ensucia mucho.

- El estado de los filtros determina la eficacia del aspirado. Se recomienda reemplazarlos tras cinco cambios de bolsa o vaciado de la suciedad. Aunque en algunos modelos se pueden limpiar siguiendo las instrucciones del fabricante.

Sweeper

Es una aspiradora inalámbrica liviana para alfombras, madera y cerámica, de fácil uso, que por su tamaño permite llegar a todos los rincones. Se asemeja a un escobillón. Tiene un mango largo y en la parte inferior, una bandeja removible que atrapa el polvo. Dependiendo del modelo, puede tener diferentes direcciones de aspirado, un tubo giratorio de 360º para facilitar su uso y un mango extensible para evitar dolores de espalda.

Para asmáticos y alérgicos

Las aspiradoras ecológicas usan filtros de agua, en lugar de bolsas, ya que dejan escapar menos partículas de polvo y tienen mayor poder de succión. Para las convencionales, se han creado una serie de filtros -algunos retienen más partículas de polvo, otros purifican el aire que sale de la aspiradora o eliminan malos olores–, cepillos especiales para recoger los pelos de animales y las fibras, además de bolsas con tratamiento antibacterias.

Miniaspiradoras

Pese a que su potencia y capacidad son menores a las aspiradoras tradicionales, son muy prácticas para tareas específicas, como recoger las migas del mantel o la alfombra, la ceniza del cigarrillo o un poco de líquido derramado. Además, son livianas para llevarlas en un bolso al viajar. Sin embargo, su autonomía es reducida. Usan baterías que se cargan en un soporte conectado a la corriente eléctrica (como un celular).

Especialista en computadores

Para quienes cuidan mucho su computador o se trasladan con su notebook a todas partes, existen las aspiradoras USB. Estas miniaspiradoras se llaman así porque tienen la particularidad de conectarse al puerto USB de un computador, en lugar de enchufarse a una toma eléctrica. Su potencia no es muy alta, pero permite limpiar eficientemente los espacios entre el teclado y el gabinete del computador, el monitor o incluso el escritorio.

Aspiración centralizada

En los países desarrollados se está instalando un nuevo sistema de aspiración centralizada, similar al del aire acondicionado o la calefacción centralizadas. El mecanismo, llamado Sach, lleva la suciedad aspirada por un entramado de tuberías ocultas en las paredes, hasta un depósito ubicado fuera de la casa. Para hacer la limpieza, una manguera portátil se conecta a las tomas del sistema de aspiración existentes en cada habitación.

Limpia, pule y aspira

Una de las últimas novedades es Scooba, un robot desarrollado para limpiar y sacarle brillo a los pisos de cerámica y madera. Programada para pasar cuatro veces por el mismo lugar, primero, barre la suciedad, luego rocía el piso con un producto de limpieza, después, frota con un cepillo y por último, la aspiradora se encarga de absorber el agua sucia. Tiene sensores ópticos que evitan que choque con algún obstáculo o caiga por una escalera.

Material de apoyo