Petróleo

El petróleo, también llamado crudo, es la principal fuente de energía en el mundo. Sus derivados, como el diésel, la bencina, parafina y gas licuado, se usan como combustibles para el transporte, la calefacción y la generación de energía eléctrica. Además, se utiliza para elaborar las materias primas de las industrias de plásticos, productos farmacéuticos y fibra sintética.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 25/05/2012
  • Imprimir

Principal fuente de energía en el mundo

Este codiciado recurso energético es un aceite mineral natural, compuesto principalmente de hidrocarburos. Su nombre proviene del latín petroleum, que significa aceite de piedra.

Se formó de la degradación bacteriológica de organismos acuáticos vegetales y animales, que vivieron hace decenas o cientos de millones de años en mares y lagos.

Es conocido desde la antigüedad, por filtraciones en la superficie y emanaciones de gas que se inflamaban espontáneamente.

En Mesopotamia se ocupaba como betún para impermeabilizar los barcos, como asfalto en la construcción de caminos, para pegar mosaicos, piedras y ladrillos, y como ungüento para curar las heridas y enfermedades de la piel, y masajear los músculos inflamados.

Los egipcios lo utilizaban en los embalsamamientos y como aceite para las ruedas de sus carruajes.

El historiador griego Heródoto (s. V a.C.) situaba fuentes de petróleo cerca de Babilonia y en la isla de Zante, en el mar Jónico.

Alrededor del año 100 a. C., los chinos buscaban petróleo realizando perforaciones con taladros de bambú.

En el siglo I, el historiador Plinio mencionó el uso del aceite mineral de Sicilia en lámparas.

El viajero veneciano Marco Polo (fines del s. XIII) habló del aceite de Bakú, cerca del mar Caspio.

Los indígenas americanos también lo utilizaban como ungüento con propiedades curativas y para pintar sus esculturas.

El comienzo de la industria

En 1859, Edwin Drake perforó el primer pozo de petróleo en Pennsylvania, EE.UU. La industria se inició procesando aceite para el alumbrado.

¿Dónde se encuentra?

El petróleo está en las profundidades de la corteza terrestre, en combinación con gases y agua salada, bajo el fondo marino o impregnado en rocas porosas o permeables bajo tierra. Además de los países de la OPEP (ver recuadro), los principales productores son Rusia, Estados Unidos, China, México y Noruega. Las mayores reservas están en Arabia Saudita, Irak e Irán.

La extracción

Los depósitos de petróleo pueden encontrarse hasta 15.000 m de profundidad, aunque por lo general están a 7.000 m. El espesor de un yacimiento puede ir desde unos metros a varios centenares de metros y puede extenderse por varias decenas de kilómetros, como ocurre en Medio Oriente.

Para poder extraerlo, se ocupan potentes taladros para perforar el pozo y luego se colocan tubos hasta la profundidad del depósito. Una bomba de succión lo trae hasta el nivel de la tierra o del agua, según donde se encuentre el yacimiento.

Tras su extracción, el crudo es separado del gas y el agua con los que estaba. A través de gasoductos, se conduce el gas para su empleo como combustible o para un tratamiento posterior. Otras cañerías, los oleoductos, conducen el petróleo a los estanques de almacenamiento, donde permanece por varios días para sedimentar y drenar el agua que contiene. Después, el petróleo se envía a su destino mediante otros oleoductos o en buques tanque.

La refinación

Además de las principales clases de hidrocarburos (parafinas, cicloparafinas e hidrocarburos aromáticos), el petróleo contiene diversas sustancias, como azufre, sales o restos de metales. Por lo tanto, es refinado para obtener sus diversos subproductos. Este proceso, que se realiza en las refinerías, consiste en calentarlo y se conoce como "destilación fraccionada".

Cada sustancia que compone el crudo tiene diferentes puntos de ebullición, por ejemplo, los combustibles más livianos o volátiles se separan a menor temperatura. Así se obtiene gas licuado, gasolinas, parafina, querosén, diésel, aceites lubricantes, alquitrán y asfalto, entre otros.

Por métodos químicos se producen otros subproductos, que son materias primas para las industrias de fertilizantes, plásticos, alimenticia, farmacéutica, química y textil.

Generando electricidad

El petróleo o subproductos de este, al igual que el gas natural y el carbón, se utilizan como combustible en las centrales térmicas o termoeléctricas.

En estas se genera electricidad a partir de la energía liberada en forma de calor, que hace hervir agua, produciendo vapor a gran presión.

La energía cinética del vapor mueve una turbina acoplada a un alternador, que genera electricidad. Por lo general, el vapor mueve consecutivamente tres turbinas, hasta que toda su energía se agota, y después un condensador lo convierte de nuevo en agua.

Petróleo chileno

En Chile sólo se ha encontrado petróleo en la Región de Magallanes, pese a que se han realizado exploraciones en otras zonas. El primer yacimiento se descubrió en el sector de Springhill, en Tierra del Fuego, el 29 de diciembre de 1945.

La Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) se creó el 19 de junio de 1950. Hoy, se dedica a la exploración, producción y comercialización de hidrocarburos y sus derivados, tanto en Chile como en el extranjero.

La OPEP

La Organización de Países exportadores de Petróleo, con sede en Viena, se formó en Bagdad, Irak, el 14 de septiembre de 1960. Su objetivo es mantener el precio del petróleo entre ciertos valores límites, por lo que sus miembros acuerdan aumentar o disminuir su producción para regular el precio internacional. Está integrada por: Arabia Saudita, Argelia, Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar y Venezuela.

El fondo de estabilización

El gobierno chileno creó el Fondo de Estabilización de Precios del Petróleo (FEPP) en 1991. Sus recursos se utilizan cuando el petróleo tiene un alza de precio importante, atenuando en parte el incremento en el valor de los combustibles en el mercado interno. El fondo tiene efecto sobre las gasolinas automotrices de 93, 95 y 97 octanos, el querosén doméstico, el petróleo diésel y el gas licuado de petróleo (GLP), entre otros.

Problemas del petróleo

El petróleo, como el carbón y el gas natural, es un combustible fósil. Como tal, al arder, libera dióxido de carbono a la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global, y es un recurso limitado, que se está consumiendo rápidamente. Se estima que las reservas de petróleo durarán alrededor de 40 años más. Los derrames de petróleo en el océano (mareas negras) matan o dañan severamente toda la vida a su paso y son muy difíciles de limpiar.

El boom del motor diésel

Según cifras del INE, entre el 2002 y el 2005, la compra de vehículos con motor diésel aumentó en 45,8%, sumando 389.738 el 2005. En el mismo período, el parque automotor bencinero creció solo 12,1%, a 2.051.598 unidades. La preferencia por los diésel se debe a que este combustible es más barato que las gasolinas. Además, por la norma Euro IV, que en Chile funciona desde marzo, los nuevos vehículos diésel deben reducir sus emisiones contaminantes.

Combustible más limpio

El biodiésel es un biocombustible -cuidan el medio ambiente y son recursos renovables- para motores diésel, que se obtiene de la combinación de aceites provenientes de plantas (como girasol, maní, arroz, soja) con un alcohol ligero como el metanol. El uso del biodiésel produce menos emisiones contaminantes. Su rendimiento es similar al del diésel normal y, como es más caro, puede usarse mezclado con este en cualquier proporción.

Consejos de eficiencia energética

El principal uso del petróleo y sus derivados es como combustible, por lo que se recomienda:

- Revisar periódicamente el buen funcionamiento de cocinas, calefones y estufas. Mantener los quemadores limpios.

- En el caso de la calefacción, mejorar el aislamiento térmico de la vivienda y eliminar aberturas por donde pueda filtrarse el aire frío.

- En los automóviles, mantener el motor afinado y los neumáticos en buen estado, y utilizar el aire acondicionado a una temperatura moderada.

- No usar el automóvil para viajes cortos y optimizar los recorridos para ahorrar kilómetros.

- No conducir el automóvil con el motor frío, podría ocupar el doble de combustible.

- No partir o frenar brusco con el automóvil.

- En los edificios, hospitales, hoteles e industrias que utilicen calderas, buscar la fuente de alimentación que sea más eficiente en términos energéticos y menos contaminante.

Material de apoyo