Fauna chilena

A lo largo de nuestro territorio, la variedad de climas favorece la vida de una gran diversidad de fauna, principalmente endémica.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 23/06/2010
  • Imprimir

Riqueza de especies

El Pudú habita en el bosque siempreverde, la selva Valdiviana y Chiloé.

El Pudú habita en el bosque siempreverde, la selva Valdiviana y Chiloé.

Chile posee una gran variedad de animales vertebrados e invertebrados tanto marinos como terrestres. Aunque comparado con otras regiones del mundo nuestra fauna no posee una elevada diversidad numérica.

Sin embargo, tiene un alto grado de endemismo (es decir, especies que son originarias y exclusivas de una determinada zona geográfica y que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo) pasando a ser un importante aporte a la diversidad biológica mundial.

En la actualidad, en nuestro país existen 783 especies entre mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces, y un número indeterminado de invertebrados (insectos, arácnidos y otros).

La extensión del territorio chileno y la variedad de climas son dos factores que determinan la existencia de una fauna muy diversa. Por ejemplo, los animales pueden vivir en la cordillera, en la sequedad del desierto, en los bosques, en la Patagonia, en la Antártica y en la costa. En esta última zona existe una rica variedad de especies, que incluye leones marinos, toninas, nutrias y ballenas.

De esta manera, podemos ver que el norte del país posee un clima de carácter desértico o árido, con escasas precipitaciones y con un promedio de temperatura anual de 20ºC.

En esta zona existen dos ecosistemas muy diferenciados: el desierto de Atacama (el más seco del mundo) y el Altiplano. En el primer ecosistema, debido a la aridez, la cantidad y variedad de especies que en él viven son limitadas. En el Altiplano (sobre los 3.500 msnm) la influencia del clima tropical boliviano produce fuertes lluvias en verano, posibilitando la existencia de numerosas especies animales. Entre los mamíferos característicos de la zona norte destacan el Puma (Puma concolor), el Guanaco (Lama guanicoe) y la Vizcacha (Lagidium viscacia). En cuanto a las aves, tenemos, por ejemplo, que en el Parque Nacional Lauca (situado en la Región de Arica y Parinacota), vive casi un tercio de todas las especies de aves existentes en Chile. En ese lugar destacan los flamencos andinos.

En la siguiente zona geográfica, que va desde el valle del Aconcagua (Región de Valparaíso) hacia el sur (Región de Aysén), el clima dominante es el mediterráneo, a excepción de las altas cimas de la cordillera de los Andes, donde el clima es más frío. En general, las cuatro estaciones están claramente marcadas, con un verano seco y cálido y un invierno lluvioso y frío. Aunque las precipitaciones aumentan considerablemente desde la Región de la Araucanía hasta la península de Taitao (Región de Aysén).

Desde la Región de Valparaíso hasta el Maule se extienden los bosques esclerófilos, donde viven algunas especies de mamíferos como el Coipo (Myocastor coypus), el Degú (Octodon degus) y el Zorro culpeo (Pseudalopex culpaeus), y aves como la Bandurria (Theristicus melanopis), el Zorzal (Turdus falklandii magellanicus) y el Loro tricahue (Cyanoliseus patagonus). Al sur del río Biobío, se presenta el llamado bosque valdiviano y algunas especies animales características son la Rana chilena (Caudiverbera caudiverbera), el Cuervo de pantano (Plegadis chihi), el Pudú (Pudu pudu) y el Monito del monte (Dromiciops gliroides).

En el extremo austral de Chile, se desarrolla un clima estepárico frío caracterizado por las bajas temperaturas durante casi todo el año y una pluviosidad generalmente en forma de nieve, mientras que en el Territorio Antártico predomina el clima polar.

En esta zona sur habitan el Huemul (Hippocamelus bisulcus), el Chungungo (Lontra felina), el Huillín (Lontra provocax), el Lachón Orejudo de Darwin (Phyllotis darwini), el Ñandú de Magallanes (Rhea pennata pennata), entre otros.

La fauna antártica está representada por el Pingüino de penacho amarillo (Eudyptes crestatus), el Pingüino rey (Aptenodytes patagonica), el Pingüino macaroni (Eudyptes chrysolophus), el Pingüino papúa (Pygoscelis papua), el Pingüino emperador (Aptenodytes forsteri) y el Pingüino antártico (Pygoscelis antarctica). También existen otras especies como las focas, los elefantes y lobos marinos.

Loro Tricahue

En la actualidad, solo se ubican colonias solitarias de esta ave entre la Región de Coquimbo y la del Maule y está catalogada como especie en Peligro de Extinción. Las causas de esta amenaza son la fragmentación de su hábitat y la caza de sus polluelos para comercialización como mascotas.

Esta ave mide entre 43 y 47 centímetros de largo, tiene la cabeza y el lomo color verde oscuro y un anillo blanco que bordea el ojo, que lo diferencia de las otras especies chilenas.

El centro del abdomen es rojo-anaranjado, la cola es gris olivácea y sus patas poseen los característicos cuatro dedos opuestos en grupo de dos.

Tortugas chilenas

En Chile solo existen dos familias de tortugas, la Dermochelydae y la Chelonidae. La primera tiene una especie, la Tortuga laúd o coriácea (Dermochelys coriacea). Mide cerca de dos metros de largo y pesa unos quinientos kilos y nada en la zona central. Respecto de la segunda familia existen cinco especies repartidas entre los géneros Chelonia, Lepidochelys, Caretta y Eretmochelys. Entre las más abundantes están la Tortuga boba o cabezona (Caretta caretta), la Tortuga verde (Chelonia mydas) y la Tortuga lora (Lepidochelys olivacea). Ninguna de las seis especies que habitan en las costas de Chile tienen algún problema de conservación.

El Sapito de antifaz

Es una especie anfibia chilena que habita entre la Región de Valparaíso y la de Aysén, se encuentra en estado Vulnerable y cuyo nombre científico es Batrachyla taeniata.

Se caracteriza por tener los dedos de sus manos relativamente cortos y delgados, los cuales terminan en puntas redondeadas, a diferencia de los dedos de sus patas, que finalizan en puntas más finas. Sus colores predominantes son variados tonos de café. Además, exhiben una línea negra o café oscura que comienza en la nariz, pasando por sobre la línea del ojo. Es por ello que comúnmente se le denomina "Sapito de antifaz".

Zonas insulares

La fauna de vertebrados de la isla de Pascua (de clima subtropical) es muy pobre, ya que sólo existen mamíferos introducidos tales como: el Ratón (Rattus rattus), el Guaren (Rattus norvegicus) y la Laucha (Mus musculus). Lo mismo ocurre con las aves, entre las que encontramos, la Paloma (Columba livia), el Tiuque (Milvago chimango), la Perdiz (Nothoprocta perdicaria) y la Diuca (Diuca diuca). En el caso de los reptiles existen solo dos especies autóctonas, el Moko uru-uru kahu (Lepidodactylus lugubris) y Moko uriuri (Ablepharus boutoni).

Sin embargo, el mar posee una riqueza importante. Por ejemplo, existen más de 100 tipos de peces descritos, entre los que destacan el Tipi tipi (Forcipiger flavissimus) y Xanthichthys mento. Cabe también mencionar la Langosta de Pascua (Panurilus pascuensis), llamada localmente Hakarana. Además, existen varios reptiles marinos que visitan sus costas ocasionalmente como la Tortuga carey (Eretmochelys imbricata), la Tortuga verde (Chelonia mydas) y la Víbora de mar (Pelamys platurus). Por otro lado, existen 11 especies de aves marinas que viven y nidifican en la isla. Algunas de estas aves son el Manutara (Sterna Fuscata) y el Tavake (Phaeton lepturus).

El archipiélago de Juan Fernández también ofrece una fauna interesante de aves marinas y terrestres tales como la Fardela blanca de Juan Fernández (Pterodroma externa), la Fardela Blanca (Puffinus creatopus), el Picaflor Rojo de Juan Fernández (Sephanoides fernandensis) y el Cernícalo de Juan Fernández (Falco sparverius fernandensis). También existen mamíferos como el Lobo Fino de Juan Fernández (Arctocephalus philippii).

Material de apoyo