Las monarquías absolutas

Las monarquías absolutas fueron un tipo de gobierno que se produjeron principalmente en el siglo XVIII. En ellas el monarca tuvo el poder absoluto sobre la población. En la gran mayoría de los estados europeos de la época se dieron las monarquís absolutas, siendo España y Francia los más representativos.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 31/05/2010
  • Imprimir

Monarquías absolutas (siglo XVIII)

Carlos I de España (V de Alemania)

Carlos I de España (V de Alemania)

Las monarquías absolutas fueron el resultado del creciente poder que fueron adquiriendo los reyes a lo largo de los siglos XV, XVI y XVII.

En este tipo de régimen el monarca junto a su corte controlaron todos los ámbitos del gobierno, incluyendo los relativos a la creación de leyes como a la aplicación de justicia. 

Para justificar el poder que adquirió el monarca surgió la teoría del origen divino de lo reyes. Esta teoría señalaba que Dios le había dado el poder al rey, por lo que el poder ilimitado de los reyes no podría ser cuestionado.

A la vez, el rey gracias al derecho divino sólo respondía ante Dios de sus actos. Esta teoría fue creada con el objetivo de mantener el orden interno en los países.

España y Francia

En España, Carlos V asumió el título de emperador en 1519, bajo su dominio estuvieron el Sacro Imperio Romano-Germano, América, Austria, Borgoña y los Países Bajos. A su muerte su hijo Felipe II heredó la corona de España y los Países Bajos.

El mejor ejemplo de una monarquía absoluta fue lo ocurrido en Francia, el absolutismo en ese país alcanzó su máximo explendor con los monarcas de la dinastía borbónica para terminar abruptamente con la Revolución Francesa.

Inglaterra

El caso de Inglaterra es distinto al del resto de los Estados Europeos. En él los poderes absolutos se dieron principalmente en el rey Enrique VIII y su hija la reina Isabel, ambos gobernaron durante el siglo XVI, mucho antes del absolutismo en el resto de Europa. Ya para el siglo XVIII había una monarquía que limitaba su poder en el parlamento, siendo este último el que realmente tenía el poder. Esto se produjo como resultado de la guerra civil que afectó a Inglaterra entre 1642 y 1648 en la que se enfrentaron los puritanos con las tropas del rey Carlos I. En esta ganaron los puritanos que tenían el control del parlamento.