Los realistas triunfan en Cancha Rayada

El 29 de marzo de 1814, una fuerza patriota de 1.400 hombres, comandada por Manuel Blanco Encalada, enfrentó sin éxito en Cancha Rayada a un ejército realista de inferior número estacionado en Talca; ello fuerza la firma de una tregua en Lircay y permite la retirada de los realistas a Concepción, donde podrán recuperar su poderío.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 21/04/2010
  • Imprimir

El combate

En la mañana del 29 de marzo de 1814 los patriotas comandados por el capitán de artillería Manuel Blanco Encalada se replegaron en las llanuras de Cancha Rayada, cerca de Talca, para hacerle frente a la columna realista al mando de Gabino Gaínza que se acercaba a la ciudad. Sin embargo, en un cuarto de hora los patriotas fueron vencidos, siendo el hecho conocido como el Combate de Cancha Rayada.

Unas horas antes, las fuerzas patriotas, compuestas de mil 400 soldados, atacaron la ciudad de Talca, la que se encontraba en poder de los realistas comandados por el hacendado chileno Ángel Calvo, pasado al otro bando, luego del Sitio de Chillán, ocurrido en agosto de 1813.

En este enfrentamiento los soldados patriotas lucharon tan vigorosamente, que el asalto parecía tener el éxito asegurado. Pero en esos momentos Blanco Encalada fue informado que la columna de los realistas había pasado el río Maule y acudía en auxilio de Calvo y sus hombres.

Las fuerzas realistas habían sido fortificadas con la recién llegada a Talcahuano del Brigadier Gaínza junto a un contingente de soldados enviados por el Virrey del Perú, para sofocar las ideas y acciones independentistas que se estaban desarrollando en el país.

Entonces Blanco Encalada decidió esperar esta columna replegándose a las llanuras de Cancha Rayada, intentando enfrentar allí a la división realista que llegaba. Por desgracia, un crecido número de oficiales y varios jefes de cuerpos emprendieron la fuga en dirección a Santiago.

Los que se quedaron trataron de organizarse, pero la escasa preparación militar de los patriotas, impidió su objetivo, y en un cuarto de hora los 450 soldados realistas dispersaron a los mil 400 soldados patriotas, tomando 300 prisioneros, víveres, municiones, cañones y armas diversas.

A esas alturas el país se encontraba al borde del colapso. La guerra estaba ocasionando, aparte de las derrotas militares que habían sufrido los patriotas, serios desastres en el campo económico, ya que la agricultura estaba abandonada y las relaciones comerciales con el virreinato del Perú, el principal mercado de Chile, se encontraban interrumpidas.

Adicionalmente, en este período conocido como la Patria Vieja, la lucha era una guerra civil entre chilenos, dado que los españoles tomaban parta muy escasa. Todo ello llevó a que el Comodoro Hillyar de la marina inglesa se ofreciera como mediador entre las fuerzas patriotas y realistas, lo que derivó en la firma del Tratado de Lircay en mayo de ese año.

Pero éste sólo fue una tregua entre las partes, porque ambos ejércitos se reorganizaron y la lucha continuó.

Cancha Rayada

Cancha Rayada es un campo ubicado en la VII Región del Maule de Chile, importante durante la Independencia de Chile ya que en él ocurrieron dos importantes campañas militares, en 1814 y en 1818.

- Combate de Cancha Rayada (29 de marzo de 1814): Victoria de las fuerzas realistas sobre las patriotas.

- Sorpresa de Cancha Rayada (19 de marzo de 1818): Batalla de la Independencia de Chile en la cual fueron sorprendidas las fuerzas patriotas por las realistas. También denominada Desastre de Cancha Rayada.

Ambas supusieron sendas derrotas de los insurgentes chilenos (patriotas) frente a las fuerzas realistas españolas. La primera batalla de Cancha Rayada se produjo el 29 de marzo de 1814, y que ha sido narrada en este arículo. El más importante de los combates que tuvieron lugar en Cancha Rayada acaeció el 19 de marzo de 1818. Esa noche, las tropas del general y antiguo gobernador de Chile Mariano Osorio (unos 9.000 hombres) sorprendieron a un ejército de 6.000 soldados a las órdenes del General Bernardo O'Higgins y José de San Martín. Aunque los insurgentes hubieron de retroceder hasta Santiago, dos semanas más tardes lograron la decisiva victoria de Maipú

Material de apoyo