Diferencias entre el lenguaje oral y escrito

¿Hay diferencia entre la comunicación oral y la escrita, entre lo que escribo y lo que digo, entre lo que escucho y lo que leo? Evidentemente las hay; y, para que queden más claras, el siguiente artículo entregará las diferencias más significativas.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 22/05/2012
  • Imprimir

Índice de Temas:

  1. Comunicación oral y escrita
  2. Cuadro comparativo entre el lenguaje oral y el lenguaje escrito

Cuadro comparativo entre el lenguaje oral y el lenguaje escrito

El siguiente cuadro contiene las diferencias de estos dos tipos de lenguaje, considerando las distintas áreas del lenguaje:

Lenguaje oral
Lenguaje escrito


El mensaje es captado por medio del oído.


Existe interacción entre el emisor y el receptor.
 
Comúnmente, el contenido del mensaje, se refiere a temas generales.
 
Es momentáneo, dura sólo el instante en que es emitido.
 
Es espontáneo e inmediato y no puede ser borrado.
 
El lenguaje es informal.
 
Se crea a partir del contexto y la situación en que se desarrolla el acto comunicativo.
 
Presencia de recursos no verbales: intensidad de la voz, ritmo, tono.
 

Utilización de vocabulario impreciso.
 
Es redundante, es decir el mensaje puede ser reiterativo y superfluo.
 
Se repiten continuamente las palabras utilizadas (léxico).
 
La información no está bien estructurada y es poco rigurosa.
 
Uso de oraciones simples y cortas.
 
Varía el orden de los elementos de la oración.
 
Hay omisiones de palabras y frases
inacabadas.
 
Hay utilización de interjecciones, modismos, muletillas, etc.
 
Conlleva marcas dialectales (geográficas, sociales).
 
Entrega información emotiva de parte del emisor.


El mensaje es captado por medio de la vista.
                  
No hay retroalimentación del receptor del mensaje.
 
En general, el contenido del mensaje, se refiere a temas específicos.
 
Es duradero, se mantiene en un formato (libro, revista, etc.).
 
Puede se corregido las veces que sea necesario.
 
El lenguaje es formal.
 
Es creado independiente del contexto.
 


Presencia de recursos verbales: tipografía, títulos y subtítulos, signos de puntuación, organización de párrafos.

Utilización de vocabulario específico.
 
No es redundante, se entrega la información de una sola vez.
 
No hay repetición léxica muy evidente.
 

La información está bien estructurada y tiene un orden lógico.
 
Uso de oraciones más complejas y largas.
 
El orden de las oraciones es más rígido.

 
No hay omisiones. Las frases están
completas.
 
Reticencia a la utilización de modismos, interjecciones, muletillas, etc.
 
Neutralizar las marcas dialectales.
 

Entrega información referencial de parte del emisor.