El sustantivo

Los sustantivos sirven para nombrar personas, animales, cosas; emociones, sentimientos; virtudes, defectos. Todo aquello a lo que le damos un nombre: gato, perro, casa, río, Renato, Santiago, Chile, niño, amor, egoísmo, valor, constancia, etcétera.

  • Segundo Ciclo
  • Última actualización: 25/05/2012
  • Imprimir

Clasificación

Sustantivos masculinos y sustantivos femeninos:

Para establecer estas clases, usamos como criterio el género

El género se determina observando los morfemas de género (o / a) o anteponiendo un artículo (el / la).

Ejemplos

El niño   
La niña   
El televisor
La cama

En nuestro idioma existen algunas excepciones; se usan otros elementos para diferenciar el género de un sustantivo, o se emplean palabras distintas para expresar el masculino y el femenino de una misma especie.

Veamos algunos ejemplos:

Sustantivos singulares y sustantivos plurales

El criterio empleado para esta clasificación es el de número (uno o más de uno). La clase singular está determinada por la ausencia de morfema de género. El plural, en cambio, se distingue por la presencia de los morfemas de género "s" o "es". Son excepciones, las palabras singulares terminadas en "s" o "x", que permanecen idénticas al pluralizarlas: Virus, tórax.

Lee y observa:

"La muchedumbre alzó los ojos para contemplar la bandada de gaviotas que surcaba el cielo. Era un espectáculo tan raro a esa distancia de la costa, que salió un coro de exclamaciones. Más allá de la larga alameda, las aves desaparecieron en el aire de la tarde".

Todos los sustantivos destacados expresan una idea plural:

muchedumbre y gentío: conjunto de personas.

bandada: conjunto de aves.

coro: conjunto de voces.

alameda: conjunto de álamos.

Su estructura, sin embargo, corresponde a la de un sustantivo singular. Se trata, entonces, de sustantivos colectivos.

Sustantivos simples y sustantivos compuestos

El criterio empleado para esta clasificación es la composición del sustantivo, es decir, los elementos que lo conforman. Como vimos anteriormente, los sustantivos simples carecen de prefijos. Los sustantivos compuestos son aquellos que anteponen un prefijo al lexema básico. Otra forma de crear sustantivos compuestos, es uniendo dos sustantivos simples.

Ejemplo: En mi casaquinta, tengo un limpiapiés, que dice a los que llegan: bienvenido sea usted.

El poeta chileno Vicente Huidobro era muy aficionado a inventar palabras compuestas haciendo combinaciones insólitas: golonchilla, golonniña, golondía. Ensaya tus propias creaciones poéticas, uniendo dos palabras para producir un nuevo personaje fantástico o una idea evocadora.

Sustantivos primitivos y sustantivos derivados

El criterio para esta clasificación es el origen. Primitivo significa "primero". Las palabras primitivas son las que sirven de cabeza de serie a una familia. Los sustantivos primitivos están conformados sólo por un lexema básico y optativamente por morfemas de género y número. Las palabras derivadas nacen de las primitivas, cuando agregamos sufijos.

Amaso la pasta para un pastel,
Tomo el uslero, soy un pastelero.
Viene un chiquillo, come el pastelillo,
¡Miren cómo nace y se deshace
en un mismo día, mi pastelería.

Los sustantivos "pasta, pastel, pastelero, pastelillo y pastelería" forman una familia de palabras, porque todas ellas tienen un lexema básico común. La palabra primitiva que encabeza la familia es pasta, formada por el lexema fijo "past" y el morfema de género "a". El resto de las palabras son derivadas, tienen su origen en el sustantivo "pasta", y se forman agregando sufijos: el, er, ill. Existen otros dos criterios que permiten establecer nuevas clases de sustantivos: la extensión y la naturaleza.

Sustantivos comunes y sustantivos propios

Los sustantivos comunes permiten nombrar todos los objetos pertenecientes a una misma especie. Los sustantivos propios son nombres que distinguen a un individuo o ejemplar de los demás de su especie.

Ejemplos:

- ¡Jorge !, - exclamó la mujer y un niño moreno y delgado volvió la cabeza para ver a quien le llamaba.

-¿Qué quieres, madre?- preguntó.

-¿Dónde está tu hermano?- interrogó esta última.

- Dijo que iría a jugar con su triciclo a la plaza Italia - respondió el hijo.

La palabra niño es un sustantivo común, sirve para nombrar a cualquier niño, y por lo tanto, tiene una extensión muy amplia. Lo mismo ocurre con los sustantivos cabeza, madre, hermano, triciclo e hijo; su significado se extiende a todos los miembros de estas clases de objetos, personas o animales.Jorge e Italia, en cambio, son sustantivos propios y sólo pueden aplicarse a quienes han recibido esos nombres. Cuando el hijo escucha la llamada, sabe que es a él a quien se solicita, porque la madre pronuncia su nombre propio. Del mismo modo, el nombre Italia nos permite distinguir esta plaza de todas las demás.

Recuerda que los sustantivos propios se escriben siempre con letra inicial mayúscula.

Sustantivos concretos y sustantivos abstractos

El criterio de esta clasificación es la naturaleza del sustantivo.

Lee con mucha atención:

"Elisa se introdujo en la bañera con sus juguetes favoritos: un chanchito rosado y dos angelitos de plástico con alas movibles. La tibieza del agua la deleitaba. Muy pronto echó a volar su imaginación, sin advertir lo que pasaba a su alrededor. El baño nocturno le proporcionaba siempre una felicidad perfecta. Podría haberse quedado allí para siempre".

Fíjate en la diferencia que hay entre los sustantivos en negrita y los destacados con color rojo. Los primeros se refieren a personas u objetos con una forma y aspecto que podemos identificar o imaginar: son sustantivos concretos. Las palabras "tibieza, imaginación y felicidad", en cambio, no se pueden representar como objetos concretos. Tibieza es el nombre de una cualidad, imaginación es una facultad de la mente humana, felicidad es una emoción que experimentan las personas. A los nombres de cualidades, emociones, sentimientos los llamamos sustantivos abstractos.