*
921227.jpg

Biografías, O

Ortiz de Rozas, Domingo

Como Gobernador dedicó preferentemente su capacidad a las obras públicas de todo tipo, correspondiéndole inaugurar la Real Universidad de San Felipe y nombrar a su primer rector, Tomás de Azúa e Iturgoyen, en 1747.

Nació en la villa de Rozas, Asturias, España en 1683 y falleció en el mar, camino a su patria, en 1756. Sus padres fueron Urbano Ortiz de Rozas e Isabel García de Villasuso. Casado con Ana Felipa de Briviesca, tuvo cuatro hijos: una mujer y tres varones.

Siendo muy joven, Domingo siguió la carrera militar y participó en la guerra de sucesión española y en varias campañas en Italia y África. En 1737, obtuvo la Cruz de la Orden de Santiago.

En 1741 inició su carrera administrativa al ser nombrado Gobernador de Buenos Aires, ciudad de la que saldría un tiempo después al ser ascendido a Gobernador y Capitán General de Chile, cargo que ocupó entre 1746 y 1755.

Las obras públicas

Domingo Ortiz de Rozas asumió como Gobernador de Chile en 1746. Al igual que los otros gobernadores del siglo XVIII, realizó un parlamento con los indígenas en los llanos de Tapihue (diciembre de 1746), en el cual se acordó que los naturales no participarían en correrías al otro lado de la Cordillera de los Andes.

El Gobernador dedicó preferentemente su capacidad a las obras públicas de todo tipo, correspondiéndole inaugurar la Real Universidad de San Felipe y nombrar a su primer rector, Tomás de Azúa e Iturgoyen, en 1747.

La ciudad de Santiago se benefició con su dedicación: las antiguas defensas contra las aguas del Mapocho fueron arrasadas por una crecida del río en 1748, causando una inundación y grandes daños. Se hizo necesario iniciar la construcción de los nuevos tajamares, los que fueron concluidos en 1751.

Fundaciones

La fundación de nuevas ciudades tampoco estuvo fuera de sus labores. Durante su gobierno se establecieron las de San Antonio Abad de Quirihue en 1749; Jesús de Coelemu; San Antonio de la Florida, en 1751; Santa Bárbara de Casablanca y Santa Ana de Briviescas (Petorca), ambas en 1750. Por último, en 1754 se agregaron las ciudades de Santo Domingo de Rozas de la Ligua y San Rafael de Rozas de Cuz-Cuz.

Además, en 1749 se estableció un presidio en Juan Fernández el que, además de recluir a los condenados por la justicia, tuvo por objetivo asentar el dominio español en el lejano archipiélago.

El terremoto de Concepción

El 25 de mayo de 1751 un violento terremoto afectó a Concepción y a otros poblados del Sur; la destrucción fue enorme, ya que un maremoto siguió al movimiento telúrico. La calamidad hizo ver la necesidad de cambiar el emplazamiento de la ciudad, a pesar de la resistencia que a ello opuso el obispo José de Toro y Zambrano. El diferendo fue entregado al Rey para su resolución.

Domingo Ortiz de Rozas alcanzó, en 1748, el título de conde de poblaciones y en 1755, a petición suya, fue reemplazado por Manuel de Amat. En abril de 1756, se embarcó en Valparaíso rumbo a España. A los dos meses de navegación, falleció en alta mar.