*
608892.jpg

Biografías, R

Roosevelt, Franklin Delano

Presidente de Estados unidos. Sacó adelante a éste país en la gran depresión económica de 1929 y lo dejó convertido en una potencia mundial.

Datos biográficos

En Nueva York, el 30 de enero de 1882, nació Franklin Delano Roosevelt. Era hijo de una familia acomodada. Su padre era dueño de numerosas propiedades y administraba varias sociedades, y su madre poseía una empresa naviera y varias minas.

Se tituló de abogado en la Universidad de Harvard, pero comenzó a incursionar en la política siguiendo el ejemplo de su primo Theodore Roosevelt, presidente de Estados Unidos, con cuya sobrina, Eleanor Roosevelt, contrajo matrimonio en 1905 y que es considerada como la primera dama más admirable de la historia de Estados Unidos.

Política y poliomielitis

En 1910, fue elegido senador por el partido demócrata en Nueva York y, en el gobierno del presidente Woodrow Wilson, fue nombrado secretario adjunto de marina, en 1913. Desde ese cargo se preocupó por fortalecer la flota naval estadounidense. En 1920 se presentó como candidato a la vicepresidencia, pero fue derrotado. Al año siguiente contrajo la poliomielitis, que lo dejó prácticamente paralítico en sus piernas. Sin embargo, gracias a la ayuda de su esposa y a su fuerza de voluntad y carisma, superó su enfermedad y fue elegido gobernador de Nueva York.

El nuevo trato

Cuando Roosevelt fue elegido presidente de Estados Unidos, en 1932, el país estaba inmerso en la Gran Depresión, que había comenzado en 1929 con la caída de la Bolsa de Nueva York. El ultraliberalismo había sido fatal para la economía estadounidense: el producto nacional bruto había descendido a la mitad y el 25 por ciento de la fuerza laboral estaba cesante. Las bases mismas del capitalismo estaban a punto de colapsar y surgían veladas amenazas de revolución.

Como gobernador de Nueva York, Roosevelt había implementado medidas relacionadas con la seguridad social que, en parte, lograron amortiguar los efectos de la debacle económica. Este programa lo aplicó también durante su mandato presidencial y fue bautizado como new deal o nuevo trato.

Entre otras determinaciones, Roosevelt reformó la banca y el sistema monetario, al terminar con el patrón oro y devaluar el dólar; realizó grandes obras públicas, financió al campesinado que disminuía voluntariamente su producción, legalizó a los sindicatos, creó un sistema de seguridad social, reglamentó las condiciones laborales y los salarios, frenó la especulación y obtuvo del Congreso leyes que permitieron darle al Estado control sobre la economía, algo nunca antes visto en Estados Unidos, paladín del liberalismo total en materia económica.

Estas medidas, más el constante contacto de Roosevelt con las masas populares, hicieron recuperar la fe de los estadounidenses en sus dirigentes políticos y permitieron que el presidente fuera reelecto para un segundo mandato en 1936.

Término del aislacionismo

En el ámbito de las relaciones internacionales, Roosevelt propició una política de buena vecindad; reconoció al gobierno de la Unión Soviética en 1933 y obtuvo la confianza de las repúblicas latinoamericanas. Además, sacó a Estados Unidos del aislacionismo en que se hallaba, sobre todo al observar el ascenso del fascismo y nazismo en Europa; vendió armas a Inglaterra y Francia y puso en funcionamiento una serie de medidas, como el rearme y la economía de guerra, preparando al país ante un eventual conflicto armado.

Sus temores se confirmaron cuando Japón bombardeó la base militar estadounidense de Pearl Harbor, en 1941, y forzó la entrada de Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial.

Su muerte

Roosevelt fue quien se preocupó de evitar posibles enfrentamientos entre los propios aliados, para lo cual se reunía en forma periódica con Winston Churchill (primer ministro de Gran Bretaña) y José Stalin (secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética), donde buscó el consenso en diversas materias. Además, fue el principal promotor de la creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para resolver pacíficamente los conflictos que se presentaran en el futuro.

Sin embargo, no alcanzó a verla funcionar, como tampoco el término de la guerra, ya que falleció el 12 de abril de 1945. Sin embargo, dejó sentadas las bases del mundo actual y el récord de ser el único presidente de Estados Unidos reelegido cuatro veces consecutivas en su cargo.

Presidente carismático

Las principales virtudes de Roosevelt fueron su carisma y tenacidad. A pesar del ataque de poliomielitis que lo dejó en silla de ruedas, se las arregló para recorrer Estados Unidos de este a oeste, en viajes por tren, acercándose a la gente durante la elección presidencial de 1932, a la que les transmitió confianza y energía.

“Encontrarse con él era como abrir una botella de champaña”, decía Churchill sobre el mandatario estadounidense. El propio Charles de Gaulle, líder francés, sucumbió a la simpatía de Roosevelt, a pesar de que sabía que no agradaba al carismático presidente.