*
COPESA

Biografías, E

Errázuriz Valdivieso, Crescente

En 1918 el gobierno de Juan Luis Sanfuentes lo presentó como candidato a arzobispo de Santiago, en medio de la convulsa situación política que preparaba la crucial elección de 1920.

 

Nació el 28 de noviembre de 1839 y murió el 5 de junio de 1931. Sus padres fueron Francisco Javier Errázuriz y Rosario Valdivieso y Zañartu. Estudió en la Escuela de las señoras Fernández Díaz y en el Colegio de Justino Fagalde en Santiago, en medio de un ambiente aristocrático.

En 1851 el arzobispo Rafael Valentín Valdivieso, su tío, lo inscribió en el Seminario, donde terminó las Humanidades. Luego siguió Leyes y antes de finalizar el curso se dedicó al trabajo en las minas de su hermano Maximiano, en el sector de Guayacán, La Serena.

Tras este período se reintegró al Seminario, a estudiar Teología. Recibió el sacerdocio el 18 de diciembre de 1863 y se hizo cargo de La Revista Católica. Después, fundó el Estandarte Católico en 1874, para defender los intereses de la religión y atacar a liberales y masones.

Complementó estas labores ejerciendo la docencia a partir de 1873, dictando la clase de Derecho Canónico en la Universidad de Chile. Fue autor del Compendio de Derecho Canónico.

Vida monástica e intelectual

Errázuriz dejó su cátedra universitaria para enclaustrarse en la Recoleta Domínica. Realizó sus votos solemnes en 1885, adoptando el nombre de Raimundo. Poco tiempo después fue nombrado bibliotecario de ese recinto e hizo de la biblioteca la primera de Chile entre las particulares.

En 1898 el Padre General lo nombró prior de la Recoleta, prelatura que desempeñó hasta 1907.

Durante esos años publicó Los Orígenes de la Iglesia Chilena, lo que le valió ser considerado el primer historiador eclesiástico.

Por su labor intelectual fue incorporado a la Real Academia Española de la Lengua de Chile. Recibió la medalla de oro de la Sociedad de Historia y Geografía de Chile en 1912 y fue presidente de la Academia Chilena de la Historia en 1914.

En 1916 se reincorporó a la Facultad de Teología de la Universidad y el mismo año la Santa Sede lo designó proto notario apostólico.

Arzobispo de Santiago

En 1918 el gobierno de Juan Luis Sanfuentes lo presentó como candidato a arzobispo de Santiago, en medio de la convulsa situación política que preparaba la crucial elección de 1920. El Papa Benedicto XV lo preconizó como tal el 30 de diciembre de 1918 y fue consagrado en la Catedral el 30 de enero de 1919.

Inició una política tendiente a independizar a la Iglesia Católica de las acciones del Partido Conservador. En 1920 propuso la creación de los obispados de Valparaíso y Talca. En noviembre de 1924 presidió una Conferencia Episcopal donde se aceptó la independencia de los poderes civil y religioso. Representó a la Iglesia en las conversaciones que culminaron con la separación de la Iglesia y el Estado en la nueva Constitución de 1925. Errázuriz aportó serenidad y equilibrio al momento, reconciliando con su actitud las posiciones extremas.