*
921270.jpg

Biografías, O

Oña, Pedro de

Desde temprana edad quizo escribir un poema que contara la hazañas de la Guerra de Arauco. Una vez terminados sus estudios universitarios, Oña se dedicó a la realización de su proyecto, en lo que demoró cuatro meses. Arauco Domado, nombre que dio a su obra, consta de diecinueve cantos con más de dieciséis mil versos.

Nació en la ciudad de los Infantes de Angol en 1570 y murió en 1643 en Lima. Su padre fue el capitán español Gregorio de Oña, quien muriera despedazado por los indígenas. Hacia 1590, se trasladó a Lima para cursar estudios de Teología en la Universidad Mayor de San Marcos, donde obtuvo el grado de licenciado.

Desde temprana edad sintió gran inclinación hacia las letras y por ello se propuso escribir un poema que contara la hazañas de la Guerra de Arauco. Es indudable la influencia ejercida en él por La Araucana de Ercilla, el primer poema épico de Chile. También habría que considerar la presión ejercida por el entonces Virrey del Perú y el ex Gobernador de Chile, García Hurtado de Mendoza, para quien la obra de Ercilla era un agravio a su persona, ya que se desconocían o casi no se mencionaban sus campañas.

Una vez terminados sus estudios universitarios, Oña se dedicó a la realización de su proyecto, en lo que demoró cuatro meses. Arauco Domado, nombre que dio a su obra, consta de diecinueve cantos con más de dieciséis mil versos.

Su poema

Arauco domado comienza con el relato del viaje de García Hurtado de Mendoza a Chile y las primeras campañas militares que este gobernador dirigió. Contiene el relato ordenado de los acontecimientos que hasta esa fecha se conocían. En ese sentido, no aporta muchos datos novedosos desde el punto de vista histórico, ya que su objetivo era enaltecer la figura del Gobernador García Hurtado, su principal protagonista. En ese afán, Oña llegó incluso a compararlo con los dioses del Olimpo, quedando clara la intención del autor y la influencia de Hurtado en el plan del poema.

La obra está llena de comentarios anecdóticos y fantásticos que la alejan de lo meramente histórico. Las descripciones sobre las costumbres y vida de la población indígena son producto de la imaginación del autor y lo mismo sucede con los lugares que rodean a los sucesos relatados.

Otras obras

Arauco Domado fue publicado en Lima en 1596 y ese mismo año Pedro de Oña, ya cansado, se embarcó con destino al corregimiento de Jaen. Posteriormente, escribió un soneto en honor a la universidad donde había estudiado y en 1609, a propósito del fuerte temblor que azotara a Lima en esa fecha, escribió el poema El Temblor de Tierra de Lima. Años después se ocuparía de su obra religiosa El Ignacio de Cantabria que le valdría el reconocimiento de los teólogos y literatos de la Corte. Su último trabajo lo realizó a los 73 años de edad. Fue reconocido en su época por su carácter y sus escritos.