*
608652.jpg

Época contemporánea, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Segundo Ciclo

La caída del muro de Berlín

Al término de la Segunda Guerra Mundial (1945), Berlín -la capital de Alemania- fue dividida en cuatro sectores entre los aliados (Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y la Unión Soviética).

En 1949, los sectores estadounidense, británico y francés acordaron transformar a Berlín occidental en un estado de la República Federal Alemana (RFA), prooccidental, y el sector soviético convirtió a Berlín oriental en la capital de la República Democrática Alemana (RDA), prosoviética.

Al principio, los ciudadanos de Berlín podían moverse libremente entre los cuatro sectores, pero cuando se inició la Guerra Fría (a finales de los años cuarenta) se restringieron los movimientos; las fronteras entre ambas Alemanias se cerraron en forma definitiva en 1952, lo que hizo que los sectores occidentales de Berlín resultaran aún más atrayentes para los ciudadanos de la Alemania oriental. Unos 2,5 millones de alemanes del este se pasaron al occidente entre 1949 y 1961.

Para detener esta migración, en las primeras horas del 13 de agosto de 1961, cientos de soldados (miembros de la policía popular de la RDA) y colaboradores de la Stasi (Servicio de Seguridad del Estado) cortaron calles, volaron casas y rodearon Berlín oriental con alambre de púas. Familias enteras se vieron separadas. Más tarde, estas fortificaciones temporales fueron reemplazadas por un muro de concreto de 4 metros de altura por 166 kilómetros de largo, 45 de los cuales cortaban esta urbe en dos partes.

De esta manera nacía el muro de Berlín, fortificación que fue reforzada cuatro veces, que llegó a tener 302 torres de vigilancia, 20 bunkers y 259 zonas controladas por guardias con perros.

Al principio, sólo había un paso para los orientales, en Friedrichstrasse. En cambio, las potencias occidentales tenían dos puntos de control: en Helmstedt, en la frontera entre Alemania occidental y la parte principal de Alemania oriental, y Dreilinden, en la frontera sur de Berlín oriental.

Este muro fue considerado por el bloque comunista (RDA) como una barrera preventiva contra el “peligro de una invasión y la interferencia política de occidente”. En cambio, para occidente (RFA), el muro se convirtió en el elemento más notorio de la denominada “cortina de hierro”.