*
710198

Formación Ciudadana, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

6° Básico

Las primeras aproximaciones del Estado

En las sociedades primitivas, el poder social se distribuía de forma escalonada a partir de los consejos de ancianos y de las estructuras tribales. Por lo mismo, las relaciones entre los miembros de la sociedad eran de tipo personal y la cohesión del grupo por lo general tenía su base en la religión y los ritos sociales.

Con el surgimiento de la agricultura, que trajo consigo la aparición de la distribución de la tierra, la sociedad favoreció la aparición de la propiedad privada, los derechos hereditarios y, posteriormente, de la familia patriarcal, en la que la descendencia debía asegurarse mediante el vínculo matrimonial monogámico.

Los primeros estados, como Egipto, Mesopotamia, China, India o Mesoamérica, surgieron principalmente como delegación del poder social en una estructura política capaz de asegurar el derecho de propiedad frente a los competidores; y por otro lado, como una organización destinada a hacer posible la realización de trabajos colectivos.

Estos primeros estados se caracterizaron por el ejercicio absoluto del poder y por ser de carácter teocrático; es decir, los monarcas se identificaban con la divinidad. Por consiguiente, el poder tenía una justificación divina.

Tipos de normas

Las normas pueden ser muy variadas, aunque básicamente se distinguen cuatro tipos:

– Normas sociales: regulan las formas de relacionarnos y nuestras costumbres. Por ejemplo, la manera de saludar.

Normas éticas o morales: son las que exigen ciertas conductas en relación con los valores que impone la sociedad, y que permiten elaborar una concepción sobre las actitudes positivas y negativas. Por ejemplo, ayudar a quien lo necesita.

– Normas religiosas: regulan la conducta de acuerdo a los principios de una religión. Por ejemplo, amar al prójimo.

– Normas jurídicas: garantizan la convivencia en la sociedad y tienen carácter obligatorio, por lo que se puede forzar a que se cumplan. Por ejemplo, respetar la señalización del tránsito.