*
Copesa

Actualidad, Ciencias Naturales, Tierra y Universo

7° Básico

¡Cuidado con los Rayos Ultravioleta!

Protegerse del sol y no seguir colaborando con el empeoramiento de la calidad de la capa de ozono son las claves para darle la pelea a los rayos UV este verano.

Una actividad muy disfrutada en el verano es ir a la playa o a la piscina, pero hay que tener cuidado, porque los peligros del Sol atacan. El cuidado de la piel es muy importante para prevenir enfermedades futuras, especialmente en el caso de los niños.

Algunas mamás embetunan a sus hijos con cremas y bloqueadores para protegerlos, pero es una tarea necesaria, porque las altas temperaturas y los riesgos de la radiación ultravioleta (UV) obligan a grandes y chicos a preocuparse, e incluso, escaparse del sol.

Éste se ha convertido en un agente muy dañino, además de entregarnos calor, también puede provocar quemaduras en la piel que finalmente deriven en manchas, arrugas prematuras, pérdida de elasticidad y en algunos casos más graves, incluso, cáncer a la piel.

Cuidarte del sol es muy necesario, sobre todo hoy, que la capa de ozono -zona de la estratosfera terrestre encargada de absorber entre el 97% y el 99% de las radiaciones UV procedentes del Sol- es víctima de un gran agujero a raíz del poco cuidado de los propios seres humanos y sus constantes emisiones de concentración de cloro que la destruyen.

¡Ya es hora de tomar conciencia!

Por una parte debemos impedir que el agujero se siga extendiendo y por otra debemos prevenir las consecuencias que traerá el paso de los rayos UV hacia la Tierra. Con él se incrementará gravemente el número de casos de cáncer de piel y de cataratas oculares además de afectar a los animalitos y a los cultivos sensibles a la radiación ultravioleta.

Hoy, el 90% de los cánceres de piel son atribuidos a los rayos UV. Es de esperar que una disminución en la capa de ozono de tan sólo un 1% pueda incidir en aumentos de un 4 a un 6% de distintos tipos de cáncer de piel. Por esto debemos dejar de emanar sustancias nocivas para la capa de ozono y tenemos que proteger nuestra piel y ojos de la sobreexposición al sol con bloqueadores solares y lentes adecuados.

¿Qué son los rayos UV?

La radiación Ultravioleta es una forma de energía radiante que proviene del Sol y se clasifica según la longitud de onda medida en nanómetros (nm), equivalente a un millonésimo de milímetro. Cuanto más corta sea la longitud de onda, mayor energía tendrá la radiación:
Tipo A: (entre 320 y 400 nm) es la que más llega a la Tierra con la luz solar, pero a la vez la menos dañina.
Tipo B: (entre 280 y 320 nm) el 90% es absorbido por la capa de ozono. Es además el rango responsable del bronceado, teniendo en cuenta que la tan de moda sobreexposición produce quemaduras, envejecimiento e incluso cáncer de la piel, así como conjuntivitis.
Tipo C: (entre 200 y 280 nm) es totalmente absorbida por el ozono, gracias a lo cual es posible la vida en la Tierra.

¿Hay más factores que afectan la cantidad de radiación UV que llega a la Tierra?

Sí, los hay. Pero la capa de ozono es la principal defensa existente contra la penetración de los rayos UV. La latitud,  la estación del año, la hora del día, la altitud,  la nubosidad, la lluvia, la contaminación atmosférica y la cubierta de la superficie terrestre son otros de los factores.

¿Los rayos Ultravioleta pueden tener algún uso beneficioso?

Sí, la luz ultravioleta tiene aplicaciones positivas al usarse como forma de esterilización, junto con los rayos infrarrojos. Además la radiación ultravioleta -al iluminar ciertos materiales- se hace visible y es usada comúnmente para autenticar antigüedades y billetes. Es un método no invasivo y no destructivo.

Consejos

Si piensas tener un grato día de piscina o vas a ir a la playa, sigue estas recomendaciones para que cada verano puedas disfrutar sin mayores problemas, cuidando de tu piel y salud.

– No sólo exponerse al sol directamente es peligroso. Al jugar al interior de una piscina o cuando el día está nublado igualmente la piel capta los rayos que pueden generar daños a la salud.

– Los padres deben preocuparse que sus hijos estén protegidos con un bloqueador adecuado. Y por su parte, cada niño debe cuidar también de protegerse.

– Los especialistas recomiendan utilizar productos que posean un factor alto (generalmente mayor que 15), además, las cremas deben aplicarse 30 minutos antes de la exposición al sol, para que la absorción sea completa.

– También resulta útil fijarse en que los bloqueadores sean resistentes al agua, para que se mantengan fijos cada vez que los niños salen o entran al agua.

– La salud es muy importante. Si ahora tienes una piel suave y sedosa, lo saludable sería mantenerla así. Por lo tanto, si un adulto recomienda alejarse del sol, ¡hacer caso!, están preocupándose por tu salud.

– Especialmente en ciudades como Santiago, en que cada día nos vemos expuestos a más de 30 grados de temperatura y en la cual los índices de radiaciones ultravioleta son considerados, como “peligrosos” según la Corporación Nacional del Cáncer, es conveniente usar cremas o incluso accesorios que resguarden de los rayos del sol. Gorros o jockey pueden resultar útiles para proteger el rostro.

– Por último, seguro habrás escuchado también que no es recomendable tomar sol entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde, pues es cierto. Así que trata que esas horas se dediquen al almuerzo, a dar un paseo u otra actividad en vez de ponerse guatita al sol.

¡ Cuidar de tu salud no sólo es tarea de tus papás, sino también tuya!