Skip to main content

Eduardo Urtubia y corresponsales, Diario La Tercera (09-08-2007)

El frío es extremo en el centro de Santiago. La temperatura no supera los cero grados. Son cerca de las 22.30 y la gente sale a mirar por la ventana, detiene sus autos, deja pasar un micro o sale boquiabierta desde las escaleras del Metro. El paraguas, esta vez, permanece guardado. Hay risas. Está cayendo nieve… en el centro de la capital.

El inusual espectáculo, que afectó desde la Región Metropolitana hasta la VIII Región sorprendió a todos quienes están acostumbrados a sólo empaparse y lidiar con la lluvia. Había que remontarse ocho años -específicamente al 8 de septiembre de 1999- para recordar una situación de este tipo que tuviera esta extensión. Sin embargo, tal intensidad de precipitaciones sólidas no se apreciaba desde el 16 de julio de 1990.

Noche blanca

Entrada la tarde en el sector oriente, especialmente en Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea y San José de Maipo, el agua dio paso a intensas nevazones.

Ya en la noche, gran parte de las comunas vivieron este fenómeno, que en un principio se presentó como agua nieve, pero que con el paso de las horas se fue acrecentando hasta convertirse en copos más consistentes.

La nieve llegó a las 21 horas a La Reina y Providencia, comunas donde se pudo apreciar a familias disfrutando con el espectáculo blanco. Una hora más tarde, nieve en forma de plumilla se presentó en Santiago Centro, adornando sectores emblemáticos de la capital, como La Moneda y Plaza Italia. En Renca, sus habitantes registraron un nuevo paisaje: el cerro estaba en su cima copado de nieve.

Al poniente de la capital, Lo Espejo también recibió nieve, al igual que gran parte de la zona norte de la Región Metropolitana, especialmente en Quilicura.

El fenómeno trae consigo algunos problemas. A las bajas temperaturas que se esperan para los próximos días –incluso de hasta -5º-anoche se registraron algunos cortes de luz en sectores de la capital, debido a la caída de ramas sobre el alumbrado público. A esto se agregó algunos choques, provocados por lo resbaladizo del pavimento.

Por su parte, autoridades de Educación facultaron a los colegios municipales y particulares subvencionados para decidir si suspenderán hoy sus clases o las realizarán en un horario especial.

Especialistas de la Dirección Meteorológica de Chile descartan de plano que esta situación tenga relación con el cambio climático. Si bien reconocen que este fenómeno es poco frecuente en esta zona del país, aseguran que la caída de nieve no es algo anormal, considerando que se trata de un sistema frontal con caracterísitcas polares (ver recuadro).

Curicó, Talca y Linares

Durante la jornada fueron más de 500 kilómetros teñidos de blanco desde Santiago al Biobío. Hacia el sur del país, eso sí, esta situación se presentó mucho más temprano.

El inusual espectáculo no se veía con esa intensidad desde 1952 en ciudades como Curicó, Talca y Linares. Lo que se vivió ayer sorprendió a todos: a los niños que salieron a jugar a la calle, a los que quedaron aislados en las zonas altas y las decenas de vehículos que chocaron en calles y carreteras.

En Chillán, la radios locales recibían llamadas durante toda la noche de auditores emocionados y en la mañana se suspendieron las clases a 1.500 alumnos de siete comunas cordilleranas.

Y comenzaron los accidentes. Choques por el pavimento resbaladizo y volcamientos. En la Ruta del Itata, a 12 kilómetros de Concepción, la gente comenzó a bajar de sus vehículos para ver algo no presenciado hace 40 años: nieve a unos cuantos minutos del mar.

Y el «manto blanco» continuó su rumbo a la Región del Maule. En Cauquenes, Yerbas Buenas, San Clemente, Parral, Linares, Talca y Curicó salieron a las calles, donde se acumularon hasta 20 centímetros de nieve. ¿Resultado? Tránsito suspendido, árboles caídos, techumbres en el suelo, cortes de energía eléctrica y clases suspendidas. A raíz de esto, el senador Hernán Larraín solicitó al ministro del Interior, Belisario Velasco, decretar zona de catástrofe en las provincias de Linares y Cauquenes.

Lo más grave ocurrió en Colbún, donde había 900 personas afectadas, de las cuales 586 son del programa Chile Solidario, a las que se le cayó parte de sus techos, según el alcalde Hans Heyer.

Las precipitaciones sólidas también llegaron al interior de San Fernando y Rancagua.

Pero lo peor comienza hoy jueves. La Dirección Meteorológica advirtió que las heladas asolarán las tierras agrícolas entre la IV y la VII Región, lo que acrecentará los daños en los cultivos.