*

Segundo Ciclo

¿Por qué celebramos el Día de la Mujer?

El Día Internacional de la Mujer se celebra cada 8 de marzo en todo el mundo para recordar a quienes fueron las pioneras en la demanda por la igualdad de derechos y oportunidades.

Varios hitos marcan este día: un levantamiento de mujeres rusas, una ocupación de trabajadoras neoyorkinas, una protesta de mujeres de Manhathan y una conferencia internacional de mujeres en Dinamarca.

Seguramente hoy ves a tu mamá, hermanas, tías o abuelas trabajando y disfrutando de los mismos derechos que tus hermanos o tu papá; como el derecho a votar en las elecciones cívicas, trabajar o simplemente decir que no a algo que no le parezca. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer para conseguir la igualdad total de género.

Pero no creas que esta situación siempre ha existido; todo lo contrario, durante siglos el género femenino sólo era considerado para procrear, cuidar a los hijos y la casa, sin ser consideradas para tomar ningún tipo de decisiones tanto dentro de la familia como en la sociedad civil.

Instituido por las Naciones Unidas desde 1975, el 8 de marzo se celebra desde entonces como el Día Internacional de la Mujer.

No hay certeza histórica acerca del origen de esta conmemoración y de por qué se escogió esta fecha.

Una de las versiones más difundida señala a las grandes movilizaciones de trabajadores producidas en todo el mundo a fines del siglo XIX, como punto de partida. En estas, las mujeres que trabajaban con salarios más bajos y peores condiciones laborales que los hombres, comenzaron a organizarse.

En concreto son varias las versiones frente al origen de esta conmemoración:

Movilizaciones en Estados Unidos

El 8 de marzo de 1857, un grupo de obreras textiles de Nueva York salieron a las calles a protestar por las malas condiciones de trabajo, la larga jornada laboral y su derecho a sindicalizarse. Aunque fueron violentamente reprimidas por la policía, el impacto que provocó esta manifestación fue tan importante que todos los años las trabajadoras continuaron saliendo a las calles.

Cincuenta años después, mujeres de la fábrica “Triangle” en Nueva York, organizaron un sindicato que fue rechazado por los directivos de la empresa, quienes además expulsaron a sus dirigentas. Como respuesta decenas de mujeres organizaron huelgas y concentraciones masivas reclamando mejores condiciones laborales y salarios, en lo que se llamó “El Gran Levantamiento”.

Existe otra historia que dice que un grupo de obreras textiles ocuparon una fábrica de Nueva York en 1908 demandando un horario de 10 horas diarias de trabajo que hasta entonces eran de 16. La respuesta de los dueños fue brutal y mandaron a quemar el local en que estaban las mujeres. 129 obreras murieron.

En este mismo período se produce un grave accidente en que mueren calcinadas más de 120 obreras, de la fábrica Cotton. Para algunos, este hecho fue el 8 de marzo de 1910, para otros en 1908 o el 25 de marzo de 1911. Lo que no se pone en duda es que ocurrió en el marco de las sucesivas movilizaciones de las mujeres textiles de Nueva York, por conquistar sus derechos.

El sacrificio de estas trabajadoras y la indignación que produjo, promovieron una toma de conciencia en miles de mujeres del mundo y la expansión de sus movilizaciones a otras ciudades de Estados Unidos y de Europa, con el fin de organizarse y luchar por un cambio social profundo que permitiera mejorar su situación.

En Europa

Otra versión habla de una manifestación masiva de mujeres rusas en 1917. Al tomar las calles de Petrogrado, las mujeres precipitaron la revolución.

Las rusas se levantaron en contra de la guerra que había causado el fallecimiento de dos millones de soldados rusos. Cuatro días después de la manifestación masiva “Por pan y paz” -el 8 de marzo-, el zar fue obligado a renunciar, y con el gobierno provisional, las mujeres lograron el derecho al voto.

Una última versión ubica el origen del 8 de marzo en la segunda Conferencia Internacional de las Mujeres Socialistas en 1910 en Copenhague, Dinamarca. Allí, la alemana Clara Zetkin -integrante del Sindicato Internacional de Obreras de la Confección- demandó instituir el Día Internacional de la Mujer para reclamar los derechos políticos, civiles y económicos de todas las mujeres en el mundo. Zetkin propuso el 8 de marzo para conmemorar.

La celebración en Chile

Aunque la historia oral señala que en 1915 las mujeres chilenas ya conmemoraban su Día, fue desde 1936 y por iniciativa del Movimiento Pro Emancipación de la Mujer Chilena (Memch) que el 8 de marzo se celebró ininterrumpidamente.

Incluso durante la dictadura militar, las organizaciones femeninas conmemoraban el Día Internacional de la Mujer sumándose a las actividades mundiales, pero sin desvincularse de la planificación de ollas comunes y denuncias por violaciones a los derechos humanos. “Democracia en el país y en la casa” fue la consigna de las mujeres chilenas que por esos años dio la vuelta al planeta.

Con la creación del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) en 1991, se dio un paso importante en la sistematización del trabajo por los derechos de la mujer.

Pero aunque la conmemoración de esta fecha siempre tuvo una larga historia en nuestro país, fue sólo hasta el 18 de agosto de 1998, cuando Chile acoge el llamado de la ONU instituyendo el 8 de marzo como el Día Nacional de la Mujer.

NOTAS RELACIONADAS