*

Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Orígenes del hombre

7° Básico

Los albores de la Humanidad y su desarrollo

El mundo habitado por los hombres prehistóricos se caracterizó por sucesivas glaciaciones (avance de los hielos) e interglaciaciones (retroceso de los hielos). Todo este período se denomina Pleistoceno (o Cuaternario).

Cuando se originaron los primeros seres humanos es un tema de gran complejidad, puesto que no siempre hay evidencias científicas absolutas.

Sin embargo, un conjunto de hechos obtenidos a partir de descubrimientos arqueológicos, geológicos y biológico químico permiten construir un cuadro histórico de esta lejana época prehistórica; ellos se interpretan dentro de una amplia visión evolucionista que se originó a mediados del siglo XIX (Charles Darwin) y que ha sufrido importantes enriquecimientos en la segunda mitad del siglo XX por ejemplo, los aportes de Stephen Jay Gould (teoría de los equilibrios puntuados o intermitentes).

Los homínidos

Los hombres actuales (hombre moderno u Homo sapiens sapiens) y sus antepasados fósiles se conocen con el nombre de homínidos. A fines del período geológico Terciario (que dura entre 60 y 3 millones de años) se produjo la separación de los primates y los homínidos, que poseían locomoción bípeda (andaban en dos pies).

El homínido más antiguo es el encontrado en el desierto Djourab, en África Central. El hallazgo incluye un cráneo casi completo, dos pedazos de mandíbula y un puñado de dientes. Aunque no hay fechas absolutas, mediante la comparación con los huesos hallados en sitios similares en Kenia y Etiopía, los investigadores les dan a sus fósiles una edad de 7 millones de años. Si esta edad se confirma, la separación de primates y homínidos iría más allá de los 7 millones de años. Otro descubrimiento importante de un antiguo homínido se hizo en Etiopía; este tendría una antigüedad de 4.4 millones de años.

También en los alrededores del Lago Turkana (en África Oriental, en el norte de Kenia), hace algunos años se descubrieron restos de mandíbulas, dientes, tibias, huesos de la muñeca en el yacimiento de Kanopoi, cuya antigüedad sería de 4.1 millones de años. Este homínido, que caminaba sobre sus dos piernas y tenía dientes pequeños de aspecto lejanamente humano, podría ser un antepasado del Australopithecus afarensis.

En la actualidad, los paleoantropólogos reconocen, desde los 4 millones de años, dos géneros de homínidos:

– Los Australopithecus, que tienen varias especies, se fechan entre los 4.1 y 1 millón de años. De acuerdo a la mayoría de los investigadores todos estaban adaptados para el bipedismo. Sin embargo, no habrían sido fabricantes de artefactos (armas o herramientas).

– Los Homo, que, en orden de antigüedad, se identifican con las especies: habilis, erectus, neandertales y sapiens sapiens. Todos fabricaban instrumentos.

Los Homo

El Homo habilis tiene una antigüedad que fluctúa entre los 2.5 y 1.6 millones de años; posee un cerebro mayor (630 cm3) y dientes más pequeños que el Australopithecus. Habría sido el primer fabricante de instrumentos de piedra: percutores del tamaño de un puño y pequeñas lascas afiladas. Más que cazadores, eran carroñeros.

El Homo erectus aparece hace unos 1.8 millones de años y se caracteriza, en gran medida, por ser lo que será el futuro Homo sapiens. Se trata de un homínido que alcanza una estatura igual a la del sapiens, con una capacidad encefálica de término medio (1000 cm3); tiene locomoción bípeda y una gran capacidad para hacer instrumentos. Poseía un lenguaje rudimentario que le permitió comunicarse entre ellos. Eran carroñeros y cazadores.

En Europa, la especie erectus se encontraba hace 800 mil años. Estudios hechos en Atapuerca (España) han permitido definir la especie antecessor, que podría ser el antepasado del Homo heilderbergensis y también de los primeros neandertales.

El hombre de Neandertal

Aunque fue la primera especie fósil identificada en el siglo XIX, en Alemania, valle de Neander, sigue provocando discusiones entre los antropólogos. Las preguntas se refieren a si esta especie fue un antepasado directo del Homo sapiens o si se extinguió con la llegada de los humanos modernos, entre los 40 y 35 mil años atrás.

Esta especie está compuesta por individuos de rostros toscos, frente semi huidiza, cuerpos fuertes, estatura baja (1,65 cms.), pero un cerebro de gran capacidad encefálica, igual o superior al Homo sapiens.

Son los autores de una desarrollada, hermosa y compleja “industria” lítica que se conoce con el nombre de musteriense. Sin lugar a dudas poseían un lenguaje hablado, obviamente más simple que el que tuvieran los sapiens modernos.

Los orígenes del Homo neandertalensis, que vivió en diversos continentes, menos en América, desde los 230.000 hasta los 35.000 años, se relacionan con algún tipo de Homo erectus que habitó en Europa. Algunos estudiosos señalan al Homo heidelbergensis (Mauer, Alemania) como el antecesor directo de la especie Neandertal.

Para los hallazgos ocurridos en el Cercano Oriente (especialmente en Israel) se ha presentado la hipótesis de que pudo haber una relación, hace unos 100.000 años, entre los hombres de Neandertal y los primeros sapiens sapiens (yacimientos de Quafzeh, Skul y Tabun).

Homo sapiens sapiens

Las huellas fosilizadas pertenecientes a una mujer moderna, que tendría una antigüedad de 117.000 años, se encontraron cerca de Sudáfrica, junto a la laguna de Langebuan.

Los recientes estudios del ADN mitocondrial postulan que los humanos modernos vivieron en África antes que en otros continentes. Hay que recordar que este material genético se transmite a través de las mujeres. Solo si hay continuidad femenina se puede retroceder en el tiempo hasta llegar a una hipotética primera mujer (madre). A esta primera madre se le ha llamado Eva, y su antigüedad oscila entre los 150.000 y 200.000 años.

Desde África los sapiens sapiens habrían avanzado hacia el Cercano Oriente (Palestina), donde hay yacimientos antiguos de alrededor de 100.000 años. A Europa estos hombres modernos habrían entrado hacia los 40.000 años; a Australia, entre los 40.000 y 50.000 años, y a América, un poco más tarde.

El sapiens sapiens es el antepasado más directo de la actual Humanidad. Por lo tanto, posee una desarrollada cultura, que con el correr del tiempo se hizo cada vez más compleja. Tiene una anatomía igual a la nuestra y una gran capacidad cerebral (1350 cm3). Fue la especie que invadió todos los continentes y la que organizó su vida en variadas estructuras sociales y políticas.

¿Cómo era aquel mundo?

El mundo habitado por los hombres prehistóricos se caracterizó por sucesivas glaciaciones (avance de los hielos) e interglaciaciones (retroceso de los hielos). Todo este período se denomina Pleistoceno (o Cuaternario).

El Pleistoceno se divide en tres fases: la Inferior (2.5 millones a 780.000 años), la Media (780.000 a 130.000 años) y la Superior (130.000 a 10.000 años). A su vez, cada una de estas fases se subdivide en pequeños avances y retrocesos (climas frío, fresco a templado, cálido). Así, por ejemplo, gran parte del tiempo en que habitaron en Europa los neandertales, entre 130.000 y 35.000 años, las condiciones climáticas fluctuaban entre el frío y el calor.

En general, en el Pleistoceno Superior (en donde vivió el neandertal y el sapiens sapiens) había paisajes abiertos en los que manadas de grandes mamíferos se alimentaban de las capas herbáceas y de la espesa vegetación.

Australopithecus afarensis

En Etiopía, en Hadar, desde 1974 se han encontrado más de 320 restos fosilizados de un homínido llamado Australopithecus afarensis (al primer hallazgo se le llamó Lucy). Esta especie vivió entre los 3 y 3.6 millones de años y tenía con toda seguridad locomoción bípeda.

En Laetoli (Tanzania) se descubrieron, muy bien conservadas, huellas fosilizadas de un homínido que caminaba en posición erguida; este ejemplo de bipedismo ha sido fechado con una antigüedad de 3.6 millones de años. Para algunos especialistas, se trataría de un Australopithecus afarensis.

¿Sabías que?

Un homo erectus daba 65 golpes para fabricar un hacha de mano bifacial.