*

Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Orígenes del hombre

Segundo Ciclo

Los asirios: un pueblo indomable

Hacia 1.250 a.C., en el norte de Mesopotamia se estableció el pueblo asirio, quienes tomaron el control de todo el país. Sus ciudades más importantes fueron Assur y Nínive, y entre sus monarcas más ilustres destacaron Assurnasirpal, Assurbanipal, Salmanazar III, Sargón II y Senaquerib.

Los asirios eran guerreros por naturaleza y crueles por vocación. Cada vez que invadían un nuevo pueblo, destruían las ciudades, se apoderaban de sus tesoros, tomaban prisioneros y sometían a sus enemigos a los más crueles suplicios. El imperio asirio alcanzó su mayor esplendor cerca del año 700 a.C., cuando sus territorios abarcaban desde Armenia hasta Egipto, y desde Asia Menor hasta el Irán y el Golfo Pérsico por el sur.

El último de los grandes emperadores asirios fue Assurbanipal, quien fomentó las artes y letras y construyó grandes templos y palacios. Sin embargo, un imperio como el asirio, cuyo poder se basaba en la opresión no podía durar para siempre. Y es así como babilónicos y medos (pueblo del oeste de Asia que ocupaba parte de Irán actual y parte de Azerbaiján) se aliaron y entraron a Asiria desde la meseta de Irán, tomando e incendiando Nínive el 612 a.C.

NOTAS RELACIONADAS