*

Historia de Chile: evolución de la república, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Segundo Ciclo

Gobierno de Manuel Montt

Nació en Petorca el 5 de septiembre de 1809. Se graduó de abogado en la Universidad de Chile (1831).

En 1834, fue elegido diputado suplente por Vallenar y Freirina. En 1838, fue nombrado ministro interino de la Corte Suprema.

Entre 1840 y 1845 asumió, en distintos períodos, los ministerios del Interior y Relaciones Exteriores, de Hacienda, de Guerra y Marina, y de Justicia, Culto e Instrucción Pública.

Fue elegido diputado por Valparaíso (1840-1843), Petorca (1843-1849) y Santiago (1849-1852), y presidente de la Cámara de Diputados (1840-1846).

En 1843 fue nombrado ministro de la Corte Suprema y, en 1851, fue su presidente.

Fue electo presidente del país en 1851 y reelegido en 1856. Tras dejar ese cargo en 1861, fue consejero de Estado, diputado por Los Andes (1864-1867), ministro plenipotenciario en Perú y senador por Chiloé (1876-1879).

Murió el 21 de septiembre de 1880.

Crisis de 1851

Tras el triunfo electoral de Montt, su contendor, José María de la Cruz, quien solo ganó en Concepción y La Serena, denunció intervención electoral. Los opositores al nuevo gobernante declararon nula la elección, estallando focos de resistencia en ambas ciudades.

En el sur, el conflicto se resolvió cerca del río Loncomilla, donde se enfrentaron las fuerzas del general De la Cruz y las del gobierno, dirigidas por el ex presidente Bulnes. De la Cruz fue derrotado el 8 de diciembre de 1851. El 14 de diciembre se rindió en Purapel.

En La Serena, los revolucionarios, dirigidos por José Miguel Carrera Fontecilla, fueron atacados por las fuerzas de Juan Vidaurre y Victorino Garrido. Al enterarse de lo sucedido con De la Cruz, los insurrectos abandonaron la ciudad.

Vencida la revolución y para superar la crisis, el gobierno amnistió (perdonó las faltas cometidas) a la mayor parte de los exaltados (1852).

La colonización alemana 

En 1845 se promulgó la primera Ley de Colonización, para incentivar el poblamiento del territorio, que hasta entonces solo estaba ocupado entre Copiapó y Concepción (por población no indígena).

En 1846, llegó un grupo reducido de alemanes que se estableció cerca de La Unión.

Vicente Pérez Rosales fue nombrado agente de colonización en Valdivia, adonde llegó en 1850. Su misión era entregar tierras, ganado, herramientas, alimentos y materiales a los colonos. Entre 1850 y 1855, fue intendente de los territorios de colonización.

En 1851, arribó un grupo mayor de alemanes, que se estableció en isla Teja.

De a poco, Pérez Rosales logró extender el poblamiento hasta el lago Llanquihue.

En 1853, fundó Melipulli, que después se llamó Puerto Montt. En 1854 se fundó Puerto Varas.

Así, los colonos alemanes se instalaron en Osorno, Puerto Octay, Puerto Varas, Frutillar, La Unión y Río Bueno.

Entre 1851 y 1860, llegaron más de tres mil alemanes a esta zona.

Revolución de 1859 

La Fusión Liberal-Conservadora ejerció una fuerte oposición, en especial ante la posibilidad de que Antonio Varas, principal ministro de Montt, fuera electo presidente.

El gobierno de Montt respondió con el estado de sitio, clausuró diarios y decretó varios destierros. La confrontación se volvió armada. En enero de 1859, la revuelta se extendió por todo el país, pero fue controlada con rapidez.

El último reducto revolucionario fue el de Copiapó, liderado por Pedro León Gallo. Este rico minero formó un ejército de más de mil hombres, que venció a las tropas del gobierno y ocupó La Serena. Pero en abril de 1859 fue derrotado por la división del general Juan Vidaurre Leal y la revolución finalizó.

El Código Civil 

En 1855, el Congreso aprobó el Código Civil redactado por Andrés Bello, ilustre jurista y primer rector de la Universidad de Chile (1842-1865), de origen venezolano, pero nacionalizado chileno en 1832.

Este código se basaba en los principios del Derecho Romano, en el Código de Napoleón y en las antiguas leyes españolas, adaptados a la realidad política, social y económica del país en esa época.

Otra importante reforma legislativa fue la abolición de los mayorazgos (conjunto de bienes que se reservaba para el hijo mayor, con exclusión de los otros). Esto fue resuelto con leyes de 1852 y 1857.

Nace el sistema financiero 

Durante el gobierno de Montt se crearon varias instituciones y normas que permitieron el nacimiento del sistema financiero.

En 1855, una ley permitió la creación de la Caja de Crédito Hipotecario, para fomentar la agricultura mediante la entrega de préstamos a largo plazo. La misma ley autorizó la creación de sociedades anónimas para este fin, gracias a lo cual surgieron los bancos hipotecarios.

También en 1855, empezó a funcionar el primer banco autorizado legalmente, el Banco de Valparaíso. En 1859, se fundó el Banco de Chile.

En 1856, surgió la primera compañía de seguros.

En 1860, se dictó la ley de bancos de emisión, que permitió emitir papel moneda, sin control estatal, hasta por el 150% de las reservas de capital de cada banco.

En 1861, se creó por ley la Caja de Ahorros (1861), que era estatal. Los fondos debían ser invertidos en bonos de la Caja de Crédito Hipotecario, en billetes de la deuda nacional o prestarse con garantías.

Nuevos partidos

En 1856, se produjo la llamada cuestión del sacristán, que sucedió cuando la Corte Suprema revocó una decisión del arzobispo Rafael Valentín Valdivieso. Aunque la situación se resolvió, el asunto provocó una profunda discusión respecto a la influencia de la Iglesia en el Estado y la sociedad.

El Partido Conservador o pelucón, como se conocía al antiguo partido de gobierno, se dividió. Quienes deseaban terminar con el autoritarismo presidencial y eran más cercanos al clero, eran los conservadores reaccionarios o ultramontanos, mientras que, los defensores de la autoridad y el predominio del Estado sobre la Iglesia y partidarios del gobierno, formaron el Partido Nacional o monttvarista.

En 1858, se formó la Fusión Liberal-Conservadora, integrada por conservadores y liberales radicales. Se oponían al gobierno de Montt y al autoritarismo presidencial y defendían las libertades públicas que no fuesen contra la religión católica.