*

Ciencias Naturales, Estructura y función de los seres vivos

1° Básico

Algunas razas de perros

Caninos de pura raza son los que te presentamos en este artículo: Chow-Chow, Setter irlandés, Shar-Pei y Bóxer.

Es Chow-Chow es originario de la China del Norte, aunque es más común encontrarlo en el Sur. Su aparición en este planeta parece haber sido hace muchos pero muchos años. De hecho las primeras imágenes de este can aparecen en un bajo relieve chino, de hace dos mil años, pero su difusión en Europa data de la segunda mitad del pasado siglo, ya que fue llevado a Inglaterra por la marina mercante inglesa.

Este es un perro muy peludo, de cabeza ancha y cráneo plano; tienen los ojos oscuros, pequeños y oblicuos, y sus orejas son triangulares, erguidas y vueltas hacia delante.

Una de sus principales características es el color violeta de su lengua, paladar, encías y labios. De hecho, en algunos lugares de China es conocido como “el de la boca negra” o “lengua negra“. Tiene el pelo largo, abundante y denso.

El Chow-Chow mide entre los 55 y 60 cm y en tiempos antiguos era utilizado para vigilar las típicas lanchas de tres palos y para arrastrar trineos. Una curiosidad: su carne se comía y también se comerciaba su piel.

Este perro es súper fiel, sincero y se encariña mucho con su amo. De hecho, es un can de compañía especial para personas tranquilas y que les gusta regalonear con sus mascotas.

Y si te fijas detenidamente en él, podrás encontrar la nobleza del león, la parsimonia del panda, la dulzura de un osito, la gracia e independencia de un gato y la devoción de un perro. Pero es su inteligencia, independencia y dignidad lo que lo convierten en una raza única.

Si tienes un Chow debes saber que necesita ser cepillado por lo menos dos veces a la semana, incluso más si es posible.

La limpieza es esencial para mantener el grueso y largo abrigo de pelo en perfectas condiciones. Los cachorros de Chow tienen una capa muy densa de pelo en contraste con el pelo del adulto, más recio y de aspecto esponjoso. Una característica de los adultos es la corona de pelo, casi como la de un león, que debe de mantenerse con cuidado porque se puede romper al cepillarlo.

Lo recomendable es que utilices un cepillo de cerdas y otro de púas (ambos se pueden encontrar fácilmente en cualquier tienda o supermercado) para mantener la capa en perfecto estado.