*

Francisco Antonio Pinto Díaz

Inició su carrera política durante la Independencia, llegando a asumir como Director Supremo en 1827 y 1828, y la Presidencia de Chile en 1829.

Hijo de Joaquín Pinto y Mercedes Díaz, Francisco Antonio estudió en el Convictorio Carolino. Luego, se matriculó para seguir los cursos de Leyes en la Real Universidad de San Felipe, recibiéndose como abogado en 1806.

Inició su carrera política durante la Independencia, llegando a asumir  como Director Supremo en 1827 y 1828, y la Presidencia en 1829, a la que renunció debido a los hechos que originaron la revolución conservadora. Esto marcó su retiro de la vida pública a la que solo volvería en la década de 1840, como parlamentario. Casado con Luisa Garmendia Aldunate, fue padre de Aníbal Pinto, Presidente de la República, y de Enriqueta Pinto, quien sería la mujer de Manuel Bulnes.

Misiones diplomáticas

Pinto se dedicó primero al comercio, realizando algunos viajes a Lima. La formación de la Primera Junta lo sorprendió en aquella ciudad, de donde retornó al año siguiente. El primer encargo político que recibió fue representar a Chile en Buenos Aires (1811), en calidad de representante del gobierno chileno; después, viajó a Inglaterra en una misión cuyo objetivo era inclinar a los gobiernos de Europa en favor de la Independencia del país (1813).

Estando en Londres, se enteró de la derrota de Rancagua y del término de su misión; entonces, se vinculó a Manuel Belgrano, representante de las Provincias Unidas del Río de la Plata, para posteriormente viajar a Argentina.

Su carrera política

Pinto participó en las acciones militares en el Alto Perú hasta 1820, fecha en que decidió volver a Chile. Formó parte de la Expedición Libertadora del Perú, permaneciendo en aquel país hasta 1824. De regreso en Chile, ocupó los cargos de Intendente de Coquimbo, ministro del Interior y de Relaciones Exteriores.

En 1827, secundó a Freire como Vicepresidente de la República y tras la renuncia del primero, tuvo que enfrentar la complicada situación que generó el “Ensayo Federal” impulsado por Infante.

En 1828, se formó un Congreso Constituyente que, bajo la influencia de José Joaquín de Mora, redactó una nueva Constitución que, al aplicarse, generó nuevos problemas. En la elección presidencial, Pinto logró retener su cargo y la mayoría liberal del Congreso proclamó como Vicepresidente a Joaquín Vicuña, quien no había sido favorecido por los votos. Ante esto, renunció y su cargo fue trasladado al presidente del Congreso, Francisco Ramón Vicuña. Acto seguido estalló la revolución conservadora de 1829, liderada por José Joaquín Prieto.

Retiro y regreso a la política

Aún cuando no participó en los hechos de armas, Pinto fue dado de baja del ejército por los pelucones y se retiró a la vida privada. A pesar de todo, el Presidente Manuel Bulnes lo nombró consejero de Estado y en 1843 fue electo diputado por La Serena. En tal condición, asumió la presidencia de la Cámara Baja. En los períodos 1846-1855 y 1855-1864 fue senador, alcanzando la presidencia del Senado.

Obras de su gobierno

A pesar de lo accidentado del Gobierno de Pinto, en ese período se promulgó la Constitución de 1828. Se promovieron los colegios financiados por el Estado y la educación femenina. En mayo de 1828, se creo el Colegio para Señoritas, y al mismo tiempo, los estanqueros fundaron el Colegio de Santiago, que más tarde dirigió Andrés Bello López. En poco más de dos años, Pinto transformó el país, reorganizando al ejército, las entidades públicas y a la policía.

Fue el padre del futuro Presidente de la República, Aníbal Pinto Garmendia, a quién le estalló la Guerra del Pacífico en la mitad de su mandato. Mientras que su hija Enriqueta Pinto Garmendia, se casó con el Presidente Manuel Bulnes Prieto, de tal manera que fue hija, hermana y esposa de Presidentes de Chile.

Falleció en la ciudad de Santiago falleció el 18 de julio de 1858 a los 73 años de edad.