*

Patricio Lynch Solo de Zaldívar

Destacado militar, marino y ministro de Estado, fue el quinto vicealmirante de la Armada, pero el primer chileno en conseguir ese grado. Además, por un par de años, fue el gobernador político y militar de Perú.

Proveniente de una familia con ascendencia británica, Patricio Javier de los Dolores Lynch Solo de Zaldívar nació en Santiago el 1 de diciembre de 1824. Tuvo siete hermanos y cursó sus primeros estudios en el colegio de los hermanos Zapata, en la capital.

A los 13 años formó parte de la sección de guardiamarinas de la Escuela Militar. Su primera misión la desarrolló a bordo de la corbeta Libertad, viajando hasta Callao, en plena guerra contra la Confederación Perú-Boliviana.

Tras ello, y favorecido por sus orígenes británicos, formó parte de diversas expediciones de la marina inglesa. En 1847, regresó a Chile con el rango de teniente primero de la Armada. Un año después se le encomendó la tarea de recorrer la zona austral del país, desde Chiloé hasta el estrecho de Magallanes. Allí permaneció dos años.

Desencantado en sus funciones y utilizando un permiso otorgado por la Armada, se trasladó a California siguiendo su espíritu aventurero.

Lynch fue uno de los tantos extranjeros atraídos por la fiebre del oro y que, al igual que muchos de sus pares, regresó a su país de origen para retomar sus funciones.

No combatió durante los enfrentamientos de la guerra contra España, pero, de igual manera, desempeñó importantes funciones, recibiendo por ello el rango de capitán de Marina.

En junio de 1872, fue asignado al Ministerio de la Marina, donde evaluó, reorganizó y reformó muchos aspectos de la institución naval. Desde este cargo, observó con atención los hechos que desembocarían en la guerra del Pacífico.

Triunfal campaña

Iniciados los enfrentamientos, asumió el comando de Transportes y, tras la ocupación de la ciudad de Iquique, fue designado como jefe militar y político de Tarapacá, en noviembre de 1879.

Fue capaz de reorganizar la administración de la zona, convirtiendo a Iquique en el más importante centro de comunicaciones entre las tropas que continuaban su avance hacia Perú y nuestro país.

Tras una bochornosa incursión por el norte del Perú, que tenía por objetivo destruir la industria de la caña de azúcar que financiaba a las tropas peruanas, Lynch continuó participando en decisivas acciones militares, como la ocupación de Pisco y las batallas de Chorrillos y Miraflores. Durante estos últimos enfrentamientos ostentó el cargo de jefe de la primera división del Ejército.

Tras la ocupación de Lima, Lynch fue designado por el gobierno chileno como jefe y gobernador militar del Perú (entre 1881 y 1883). Además, fue ascendido al grado de almirante. Su gestión fue tan efectiva que logró reorganizar el poder civil y entregar el control del vecino país al general Miguel Iglesias.

Por sus méritos, a su regreso, el gobierno chileno lo nombró general en jefe en Campaña, cumpliera o no las funciones propias del cargo. Sin embargo, por disposición del Senado, Lynch alcanzaría uno de los grados más importantes dentro de la carrera naval, vicealmirante, convirtiéndose en el primer chileno en alcanzar este honor.

En 1884, fue designado ministro plenipotenciario para negociar la paz con España. Sin embargo, solo alcanzó a estar hasta 1886, año en que decidió retornar al país por su delicada salud.

Murió durante el viaje de regreso, el 13 de mayo de 1886.

Glosario

– Desencantar: Decepcionar, desilusionar.

– Desembocar: Concluir, alcanzar un desenlace.

Breve receso

La tradición inglesa que guiaba el accionar de Patricio Lynch le acarreó más de algún problema. Incluso, le costó la salida de la institución naval durante un breve lapso.

A fines de 1853, el presidente Manuel Montt le solicitó trasladar en su bergantín a un grupo de presos políticos, a lo que Lynch se negó rotundamente. Esto provocó su retiro de la Armada, momento en el que se dedicó a las labores agrícolas y a retomar viejas amistades.

¿Sabías que?

El primer enfrentamiento en el que participó Patricio Lynch fue en la BATALLA NAVAL DE SOCABAYA, en 1838.