*

Ciencias Naturales, Estructura y función de los seres vivos

7° Básico

Embarazo y parto

El crecimiento fetal produce importantes cambios en la conformación anatómica de la madre. Si bien durante los primeros meses las transformaciones no son muy notorias, al interior del cuerpo materno suceden y se agilizan vitales procesos.

Fisonomía materna

Durante el primer trimestre de gestación, todos los sistemas se ajustan al embarazo y aportan las sustancias necesarias para el desarrollo del nuevo ser (principalmente, oxígeno y nutrientes). Ciertas hormonas detienen la menstruación, el abdomen aumenta ligeramente de tamaño y los pechos se hinchan, volviéndose más sensibles. También el pulso y la frecuencia respiratoria de la madre aumentan considerablemente, ya que se envía más oxígeno y otros nutrientes al feto.

El segundo trimestre determina un notorio crecimiento del abdomen materno, lo que puede ocasionar la aparición de estrías en la piel (surcos originados por la dilatación excesiva del tejido). Es posible también que el aumento del tamaño fetal puede ocasionar dolores en la espalda a la madre.

En muchos casos, producto del peso, se deforma la columna vertebral. Los pezones de las mamas suelen oscurecerse. El corazón materno trabaja al doble de su ritmo normal (sustentando el trabajo circulatorio y excretor de ella y el feto).

El crecimiento del feto es tan grande durante los últimos meses, que durante el tercer trimestre el útero ocupa gran parte del abdomen, desplazando el tracto digestivo y presionando el diafragma.

El intestino se encuentra fuertemente aplastado, al igual que la vejiga urinaria. La situación en que esta última se encuentra determina que la madre orine con frecuencia y que, incluso, presente incontinencia urinaria. Durante los últimos días de gestación, es probable que los pechos de la madre secreten un fluido amarillento llamado calostro, sustancia espesa y pegajosa que nutrirá al bebé horas después de nacer.

Ecografía

La ecografía es el procedimiento más difundido para visualizar al bebé durante su desarrollo en el vientre materno. Mediante ondas sonoras inaudibles (verdaderos “ecos”), se logra reconstruir con un aparato computarizado la imagen de las diferentes estructuras corporales. Es posible así determinar el sexo del bebé, parte de sus rasgos e incluso, alguna anomalía en su formación anatómica.

Uno de los últimos avances es la incorporación de la dimensión temporal, examen denominado ecografía 4D. Esta posibilita la visibilidad del feto en sus tres dimensiones, incorporando además los movimientos y gestos que realiza en tiempo real.

Problemas para la concepción

La infertilidad o imposibilidad de tener hijos es un problema común en la sociedad actual.

Una de las causas más comunes de infertilidad es el bloqueo de las trompas de Falopio, que con frecuencia es causada por una endometriosis mal tratada. Como vimos con anterioridad, la fecundación se produce en las trompas, por lo que si estas están bloqueadas, se necesitarán medicamentos o algún tipo de cirugía para remediarlo.

Otra causa importante de infertilidad en la mujer es que los ovarios no desprendan óvulos maduros o la excesiva irregularidad de este proceso. Esto puede producirse por un desequilibrio hormonal, por obesidad o pérdida excesiva de peso, o bien por un ovario con quistes. Una anormalidad estructural en el útero también puede dificultar la fecundación.

El hombre no escapa a este problema. Un número inadecuado de espermatozoides es la causa más común de la infertilidad masculina. Además, influye que estos presenten deformaciones o no puedan desplazarse con rapidez por el cuerpo de la mujer. Esto puede deberse a un desorden hormonal, el consumo de drogas o a alguna enfermedad. También afecta el hecho de que ciertas vías por donde debe pasar la esperma o semen estén parcial o completamente bloqueadas.

Si el hombre ha sido operado de próstata, puede presentar problemas al eyacular, ya que el semen entra en la vejiga, dando paso a la infertilidad.

 

NOTAS RELACIONADAS