Skip to main content

Fecha de edición: 18.01.2008

El pasado lunes 14 de enero comenzó la Expedición Antártica Escolar organizada por el Instituto Antártico Chileno (INACH) con el respaldo de la Fuerza Aérea de Chile. Los protagonistas de esta aventura, que ya se encuentran en la Antártica, son los 7 estudiantes premiados por los mejores trabajos científicos sobre cambio climático en la IV Feria Antártica Escolar 2007, que se realizó en octubre. Los acompañan en el viaje 5 profesores.

Estos jóvenes están conscientes de que son contadas las personas, especialmente de su edad, que han podido conocer el Territorio Chileno Antártico. Para ellos, provenientes de Santiago, Concepción, Talcahuano y La Unión, es alcanzar un sueño que se plantearon por primera vez en abril del año pasado, al interesarse por concursar en la única feria científica que existe en Latinoamérica orientada exclusivamente a temas antárticos en el sistema escolar.

Paulo Henríquez (15), uno de los ganadores que acaba de pasar a segundo medio en el liceo Juan Martínez de Rosas de la ciudad de Concepción, comentó que para él ya fue un premio viajar a Punta Arenas. «Antes había ido sólo a Temuco con mi abuelo, nunca había viajado en avión». Además comentó estar muy nervioso y nunca pensó ser uno de los elegidos. «Viajar a la Antártica es como un sueño hecho realidad, porque habían 24 colegios participando entonces las esperanzas eran muy pocas». Su trabajo presentado en la feria estuvo relacionado con las especies afectadas por el calentamiento global en el continente blanco. Antes de partir Paulo señaló que sus padres estaban muy nerviosos, «mi mamá quiere que le lleve un pedazo de hielo y un pingüino».

Así, con la ayuda de sus profesores, los alumnos dedicaron meses a aprender sobre el fenómeno del Cambio Climático Global y elaborar las presentaciones que resultaron ganadoras entre un centenar de trabajos postulados.

Ellos están felices de tener la oportunidad de apreciar de cerca los hielos eternos y las especies características del lugar, como pingüinos, elefantes marinos o skúas. De igual modo, han visitado bases chilenas y extranjeras y compartido con los investigadores que se encuentran desarrollando proyectos.

Sin embargo, también comprenden que están siendo testigos de los impactos que el Cambio Climático ha producido en ese continente, especialmente en las materias que estudiaron y conocen bien: la influencia en los glaciares de la zona; los efectos sobre musgos y líquenes; la radiación ultravioleta afectando a las especies clorófitas y a una dicotiledónea, o el aumento de algunos tipos de hongos que se multiplican con la radiación y pueden afectar el equilibrio biológico antártico. Según ellos, aunque ya saben lo que está ocurriendo con el planeta, no será igual después de vivirlo.