Skip to main content

Dime, te ha pasado alguna vez.  Fue hace incontables años atrás, creo que la semana pasada, fue de noche, día viernes, en el fundo de mi abuela, estaba solo en su casa, solo pero solo con 4 vacas, 11 gallinas y un gallo. 

Bueno, estaba con total insomnio, mirando como se oscurece el campo a las 9 de la noche, hasta que me avispé, llamé al guatón Pérez que tiene ene amigos, lo invité a la casa, a una fiesta, a una fiesta de disfraces, en casa de mi abuela, él invitó al resto, llegaron alrededor de 11 personas, sin contar al colado, que llegó disfrazado como el mismísimo demonio.

Bueno, todos bailando de lo mejor, hasta que se aparece mi abuela, te imaginas el reto, bueno, pero pasó algo increíble, resulta que mi abuela me miraba con cara de castigo, cuando se apareció al colado diabólico, y como mi abuela es tan creyente y mala de vista, creyó que era el mismísimo demonio y salió corriendo, como caballo soltado de un potrero, entre corre y corre, se manda el manso ni que porrazo.

Ahora estoy aquí, sábado en la mañana, cocinándole a mi abuela, porque le enyesaron las dos manos y los dos pies.