*

Ciencias Naturales, Estructura y función de los seres vivos

7° Básico

Desarrollo del feto

A partir del tercer mes, el embrión recibe el nombre de feto y continúa con su desarrollo. Va adquiriendo una apariencia humana, donde destacan los rasgos de su rostro y el asomo discreto de sus genitales. En los últimos meses, el feto comienza a prepararse para abandonar su hogar uterino y conocer el exterior.

El ahora feto, a partir de la duodécima semana de gestación, sufre una serie de cambios notorios. No sólo triplica su peso, sino que también adquiere una forma más humana (a pesar de que su cabeza es más grande que su cuerpo). Sus ojos comienzan a desplazarse desde los lados de la cara hacia el frente y sus manos cuentan con los dedos y uñas desarrollados.

También es importante destacar que durante esta etapa el feto desarrolla una importante red celular, que le permitirá relacionarse con su entorno. Nos referimos al aumento de las neuronas ubicadas en el interior del cerebro, las que, durante el tercer mes, igualan la cantidad que posee un adulto. Si bien es un incremento importante, todavía no existen las conexiones necesarias para que el cerebro comande sus acciones.

Por ello, las acciones que el feto realiza, como cerrar los puños o tomarse las manos, son consideradas involuntarias.

Segundo trimestre

Cerca del cuarto mes, la madre ya puede percibir los sutiles movimientos que realiza el feto. Poco a poco comienza a mover se y a flexionar las articulaciones de sus extremidades. Su corazón bombea cerca de 25 litros de sangre por día y sus piernas crecen aceleradamente, sobrepasando la longitud de los brazos. Se desarrollan las huellas dactilares y numerosos pliegues en el cerebro, así como también se endurecen los huesecillos del oído medio.

Su cuerpo está cubierto por un fino y suave vello llamado lanugo. Pero sin duda, el cambio más importante ocurre a nivel de los genitales, los que se desarrollan y permiten determinar el sexo del bebé.

El quinto mes trae consigo una novedad fundamental en lo que respecta a la interacción entre la madre y el feto. Este último es capaz de realizar enérgicos movimientos, detectables al tacto e incluso, visibles. No es raro que en el vientre materno se formen verdaderos “bultos”, que pueden ser los puños o pies del bebé. Como sus órganos ya están casi formados, el feto desarrolla un sistema de defensa que le permite mantener la temperatura (gracias a la acumulación de grasa) y protegerse de algunos organismos patógenos (un atisbo de su sistema inmune).

Su aspecto, al final de estas semanas, será muy similar al de un recién nacido.

Finalmente, durante el sexto mes, el feto ya es capaz de reconocer algunas voces y ruidos, gracias al desarrollo completo de sus oídos. Duerme cerca de 20 horas diarias, pero al momento de despertar realiza ágiles movimientos.

Tercer trimestre

Durante el último trimestre de embarazo, el feto aumenta considerablemente de peso. Sus órganos están totalmente formados y comienza una etapa de consolidación.

Al séptimo mes se inicia el fortalecimiento y calcificación de los huesos. Para ello, la madre debe reforzar el consumo de determinados nutrientes, como calcio, ácido fólico y hierro. La piel del bebé se vuelve más opaca y este ya es capaz de abrir y cerrar los ojos (los que poseen una coloración celeste).

La posición correcta que debe adoptar el feto para salir hacia el exterior la adquiere durante el octavo mes de gestación. Si bien ya casi no posee espacio para moverse al interior de la cavidad uterina, logra girar su cuerpo hasta quedar con su cabeza en la pelvis y sus nalgas sobre el diafragma de la madre (en algunos casos ocurre al revés, lo que se llama posición podálica).

El parto es antecedido por una serie de fenómenos que revelan su inminencia. El feto desciende por la abertura superior de la pelvis materna y posiciona su cabeza en la parte inferior de esta estructura ósea, descansando contra el cuello uterino, proceso llamado encajamiento.

Aparecen, además, continuas contracciones uterinas; si bien durante los últimos meses estas se vuelven habituales, es durante los días previos al parto cuando se intensifican. Otra de las señales más claras es la salida, por el orificio vaginal, de una masa mucosa y amarillenta. Ésta corresponde al tapón mucoso del cuello uterino; de esta manera, se despeja uno de los tramos por donde saldrá expulsado el feto.

Datos Icarito

¿En qué mes el feto comienza a parpadear?

En el octavo.

¿Cuantas neuronas se forman durante el tercer y séptimo mes?

Aproximadamente, 100.000 millones.

¿A cuánto asciende la sangre adicional que bombea el corazón de una embarazada?

A un 40%.

¿Qué es la calostrorrea?

Corresponde a la secreción espontánea de calostro.

NOTAS RELACIONADAS