*
igualdad

Formación Ciudadana, Historia, Geografía y Ciencias Sociales

6° Básico

La igualdad, un proceso histórico

La idea de igualdad es un producto histórico, su propia definición ha cambiado con el tiempo. Algunos creen que se originó en el discurso religioso, todos los hombres son iguales ante Dios, fue secularizada por la Ilustración y ha sido generalizada sobre áreas cada vez más amplias de las relaciones sociales por la revolución democrática de los dos últimos siglos.

Un principio fundamental pero muy moderno, es que la democracia requiere de la igualdad. La concepción de los hombres como iguales en sus derechos ha sido explicitada por la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948. Este documento ha servido de bandera para muchas luchas sociales en favor de la inclusión como el caso del derecho al voto de las mujeres y los analfabetos y la eliminación de privilegios. También ha permitido el reconocimiento de grupos sociales minoritarios, discriminados o desposeídos. Promover la idea de que todos los seres humanos son iguales por naturaleza nos abre las puertas para afirmar la individualidad y poner límites a la discriminación y a ciertas formas de poder.

El principio de igualdad no debe ser definido en forma abstracta, desconociendo las circunstancias sociales e históricas o desconociendo la diversidad. Este principio establece “igual libertad”, es decir, igualdad de oportunidades. La libertad, en tanto, como igualdad de oportunidades, es el punto de partida para el desarrollo de las máximas potencialidades de todas las personas. En este sentido, permite la expresión plena de la diversidad.

Un ejemplo de cómo la igualdad, ha tomado algunas luchas, ha sido que a partir de los años cincuenta, la mujer emerge como un ciudadano que denuncia la desigualdad de género, producto de la sistemática discriminación se ejerce cuando las diferencias y los estereotipos culturales atribuidos a cada sexo se naturalizan y no se reconoce su origen histórico y social.

La socialización diferencial de niños y niñas es atribuida a diferencias anatómicas o biológicas, como si estas opciones culturales estuvieran determinadas por la naturaleza. Estas discriminaciones o subordinación, nacían de diferentes planos como son en primer lugar el plano económico, ya que en la mayoría de los países las mujeres que ejercen las mismas profesiones que los hombres no perciben el mismo sueldo o no pueden ejercer ciertos cargos o profesiones, paralelamente se le discrimina en su papel político ya que no tiene igual incidencia que la masculina en la actividad política y por sobre todo en el plano simbólico, en donde los medio de comunicación (periódicos – radio – televisión – internet) promueven cada vez más una imagen de hombre-sujeto y mujer-objeto.

Finalmente, actualmente se han dado discusiones sobre las diferencias en el nivel socioeconómico que también tienden a crear diferencias culturales. Las experiencias en el uso del lenguaje, la percepción de las figuras de autoridad, la definición de la disciplina, el significado de la competencia, algunos valores sociales son sólo algunas de las cosas que podrían estar influidas por el nivel socioeconómico de las personas.