*
metalurgia antigua

Educación Tecnológica, Historia de la tecnología

3° Básico

Evolución de la tecnología: El hierro en Europa

El hierro parece haber sido usado primero en Asia Occidental entre el 2000 y el 1.500 a.C. y luego se difunde a Europa, sur de Asia y Africa del norte.

La primera cultura en Europa que pertenecía a esta Edad era la cultura de Hallstatt (1200-600 a.C.), cuyo nombre se debe a un  yacimiento donde se excavaron 2.500 tumbas. La segunda es Téne (450-58 a.C.) que recibe el nombre de un yacimiento donde se recuperaron objetos metálicos. Los hallazgos de Hallstatt se fechan entre el 700 y el 500 a.C. Los enterramientos reflejan gran riqueza ya que sus muertos están acompañados por armas, como espadas de hierro y bronce, hachas, cascos y dagas; cuencos de bronce, calderos y tazas, vasos de cerámicas, cuentas de ámbar y de cristal. Sus eran habitantes grandes comerciantes que exploraban todo el centro de Europa y llegaban hasta  el mar Báltico y el Mediterráneo. De sus montañas extraían la sal. Los mineros de los últimos siglos encontraron galerías apuntaladas con  vigas de madera y restos orgánicos de la sal. Restos de instrumentos de minería como mazos, palos y picos; antorchas, las cuales eran  utilizadas para iluminar los pasillos que en algunos casos llegaban a tener 330 m. de profundidad; fardos, fabricados con pieles y su armazón de madera, los que fueron utilizados por los mineros para acarrear los bloques de sal hasta la boca de la mina; también  fabricaron prendas de pieles.

Esta cultura, no solo se caracterizó por las largas espadas de hierro y jaeces de caballos, sino también por los enterramientos principescos bajo grandes túmulos. Una de las tumbas más conocidas es la de Vix, al este de Francia, enterramiento femenino del siglo VI a.C., que tenía un ajuar compuesto por un carromato y un recipiente para mezclar vino con agua realizado en bronce de mano de obra griega, esto indica que existían relaciones directas entre Europa y las colonias griegas del Mediterráneo Occidental. A los habitantes de Europa de la edad de hierro se los conoce como celtas. se cree que la aristocracia céltica importó del Mediterráneo gran cantidad de objetos de prestigio por ej. vino, tejidos y bronces etruscos. En la Península Ibérica se destaca la zona andaluza la cual recibió influencia fenicia desde el siglo  VIII. a.C. Algo similar sucedió en la costa levantina influida por la cultura de los Campos de Urnas.

En la Península Ibérica la cremación fue el rito funerario mas común. El período acaba con la expansión cartaginesa y la definitiva conquista romana.

Armas y herramientas de piedra: Hechas de piedras toscamente fracturadas, fueron usadas por los primeros homínidos hace más de 1.000.000 de años en África. Las armas permitieron el auge de la caza  de animales salvajes, ventajosa para la alimentación por su mayor contenido en proteínas. Las herramientas facilitaron el troceado de los animales, el trabajo del cuero, el hueso y la madera produciendo los primeros cambios sustanciales de la forma de vida.
Encendido de fuego: Aunque el fuego fue usado desde tiempos muy remotos, no hay evidencias de su encendido artificial, seguramente por fricción, hasta alrededor de 200.000 aC. El uso del fuego permitió: protegerse mejor de los animales salvajes, que invariablemente le temen; prolongar las horas de trabajo útil, con el consiguiente incremento de relación social; migrar a climas más fríos, usándolo como calefacción para las moradas; cocinar los alimentos, haciéndolos más fáciles de digerir y masticar. A esta última característica atribuyen algunos antropólogos la modificación de la forma de la mandíbula humana, menos prominente que la de los restantes primates.

Cestería: No se sabe con certeza cuando se inició, por ser un material de fácil descomposición. Se presume que fue anterior a la alfarería y la base de ésta cuando los canastos de fibras o varillas se recubrieron con arcilla para impermeabilizarlos. Las cestas fueron probablemente los primeros recipientes y medios de transporte de  alimentos y otros objetos pequeños.
Alfarería: Alrededor del 8.000 aC (comienzos del Neolítico) en Europa.
Los hornos de alfarero fueron la base de los posteriores hornos de fundición de metales, es decir, de la metalurgia.
Cultivo del trigo: Alrededor del 8.000 aC, en Eurasia. La gran productividad de la agricultura disminuyó el tiempo empleado en las tareas de alimentación y facilitó el almacenamiento de reservas, permitiendo un gran aumento de la población humana. Las prácticas agrícolas desalentaron el nomadismo, dando así origen a las ciudades, lugar donde se produjo la división social del trabajo y el consiguiente florecimiento de las tecnologías.

Metalurgia del cobre: Alrededor del 8.000 aC, en Asia Menor. El cobre fue, en casi todas partes, el primer metal obtenido a partir de sus minerales. Aunque es demasiado blando para hacer herramientas durables, su procesamiento dio las bases para el uso del bronce, primero, y del hierro, después.

Domesticación de cabras y ovejas: Alrededor del 7.000 aC en Anatolia y  Persia. La tecnología de domesticación de animales permitió, por  selección artificial, obtener las características más convenientes para el uso humano (carne, grasa, leche, fibras, cerdas, cuero,  cornamentas, huesos…).

Tejidos de fibras animales y vegetales: Hechos con telares rudimentarios hace aproximadamente unos 5.000 años, en Anatolia, Palestina y Egipto. El enorme tiempo necesario para el hilado y tejido manual de fibras fue el gran problema que resolvió la Revolución Industrial con la invención de los telares mecánicos. La comodidad y aislación térmica que brindan las ropas tejidas permitió la migración de las poblaciones humanas a climas más fríos que los del África  originaria de la especie. Los materiales difíciles de conseguir, como la seda, las elaboradas técnicas de teñido y de decoración de vestimentas, hicieron de éstas símbolos de estatus social. Este fue probablemente, junto con la disponibilidad de armas de metal, uno de  los primeros usos simbólicos de las tecnologías (riqueza e  indestructibilidad, respectivamente). Escritura: Alrededor del 3.300 a.C. en Sumer, para llevar inventarios y controlar el pago de impuestos.

Con la invención de la escritura se inician el período histórico y los  procesos sistemáticos de transmisión de información y de análisis  racional de las tecnologías, procesos cuya muy posterior culminación  sería el surgimiento de las ciencias.