*
602000.jpg

Historia, Geografía y Ciencias Sociales

6° Básico

Las andanzas de Manuel Rodríguez

Héroe nacional. Con aventuras ya míticas, creó confusión e inseguridad entre los realistas durante el periodo de nuestra historia conocido como la Reconquista.

Datos biográficos

Manuel Rodríguez era hijo del español Carlos Rodríguez de Herrera y de María Loreto de Erdoiza, peruana, y nació el 25 de febrero de 1785. Desde pequeño mostró aptitudes intelectuales y una personalidad vivaz.

En 1804 recibió su doctorado en Leyes en la Universidad de San Felipe y fue admitido como abogado por la Real Audiencia.

Ferviente patriota, en 1811 fue nombrado procurador del Cabildo de Santiago, pero a los pocos días fue designado secretario de Estado en la cartera de Guerra.

Nace la leyenda

Después de demostrar su inocencia ante la acusación de conspirar contra José Miguel Carrera, de quien había sido su amigo primero y, en 1813, su secretario particular, fue nombrado como secretario de Gobierno y Hacienda. Sin embargo, la derrota de Rancagua, en 1814, que significó el fin de la primera etapa de la emancipación de Chile de España, lo obligó a huir a Mendoza.

Fue en esa ciudad donde se ganó la simpatía del general argentino José de San Martín, uno de los principales caudillos del proceso revolucionario de América del Sur. San Martín le encomendó que le informara sobre el movimiento de las tropas realistas en nuestro país y que hiciera creer que las fuerzas patriotas cruzarían por el sur de la cordillera. Así, la milicia realista, cuya mayoría de soldados estaba concentrada en la zona central, se dividiría perdiendo su fortaleza.

Todos estos objetivos Rodríguez los cumplió con creces, a través de aventuras plenas de valentía y astucia, que dieron origen a su leyenda.

Problemas con el poder

La popularidad que adquirió Rodríguez, más sus tendencias carrerinas, fueron mal vistas por el nuevo gobierno dirigido por Bernardo O’Higgins. Según algunos autores, para alejarlo de Chile se le ofreció una misión diplomática en Estados Unidos, que él rechazó.

Dos veces estuvo en prisión, una de ellas acusado de conspirar a favor de José Miguel Carrera (contrario a O’Higgins), hasta que San Martín lo nombró auditor de guerra del Ejército en 1817.

Su muerte

En 1818 ocurre el desastre de Cancha Rayada, donde los realistas casi aniquilaron al ejército patriota. Fue una nueva oportunidad para que Rodríguez demostrara su capacidad de reacción. Animó a la ciudad con la célebre frase ¡Aún tenemos patria, ciudadanos! y formó los Húsares de la Muerte, un escuadrón militar. Además, por voto popular, ejerció por dos días el cargo de director supremo interino.

Una vez recuperado el control de la situación, gracias a la batalla de Maipú (5 de abril de 1818), se disolvió el escuadrón creado por Rodríguez y a él se le encerró en el cuartel San Pablo por su protesta pública contra el fusilamiento de los hermanos Carrera (Juan José y Luis), acusando a O’Higgins y San Martín de ser sus autores intelectuales.

Una vez preso fue conducido a Valparaíso, pero cerca de Til Til fue asesinado (26 de mayo de 1818) por sus captores, quienes alegaron que había intentado escaparse. Su sospechosa muerte provocó descontento popular y arrojó una sombra sobre el gobierno de O’Higgins.

Sus andanzas

Muchas fueron las aventuras que protagonizó Manuel Rodríguez. Se dice que una vez, disfrazado de monje, condujo a sus perseguidores por el convento en que se había refugiado, sin que estos se dieran cuenta de que a quien buscaban era su eclesiástico guía.

En otra ocasión, vestido de pordiosero, abrió la puerta del carruaje que trasladaba al gobernador Marcó del Pont y que este, en agradecimiento por el gesto, le dio una propina.

También se cuenta que cuando era perseguido en el campo, simuló ser un borracho que pagaba sus culpas en un cepo, despistando de esa forma a los realistas.