Skip to main content

Desarrollar sentimientos de solidaridad y aceptación con las personas infectadas con el virus del SIDA y en especial enfermas, se logra a través de reconocer los temores y prejuicios que todos tenemos ante esta epidemia. Estos sentimientos que ponen una barrera entre «sanos» y los «afectados», surgen especialmente por la desinformación, o por los mitos que han aparecido en torno a ella.

Enumeramos a continuación algunas preguntas que surgen frente a la convivencia con las personas afectadas por este virus.

¿Solamente los homosexuales y las prostitutas pueden tener SIDA?

Culpar a un grupo de personas como los homosexuales o las prostitutas por el SIDA, permite pensar al resto de las personas que no pertenecen a estos grupos, que están «libres» de infectarse con el virus y de esta manera vivir más tranquilos pensando que a ellos no les puede ocurrir algo así. Si bien esta enfermedad comenzó atacando un grupo específico de la población, actualmente el SIDA puede afectar a cualquier persona sin importar su edad, sexo, raza o condición social. Son las conductas de cada persona las que determinan un mayor o menor riesgo, más que el pertenecer a «grupos de riesgo».

En el colegio, los niños con el virus del SIDA, constituyen un riesgo para los demás compañeros?

Los niños con el virus del SIDA no constituyen un riesgo para sus compañeros ni profesores. No se van a contagiar por jugar, estudiar, practicar un deporte, compartir el asiento o pelear en el recreo. Son como los demás niños, necesitan aprender, crecer y desarrollarse como niños que son.

¿Qué precauciones puede tomar el colegio?

En todas las escuelas y jardines, independiente que haya niños con el virus del SIDA o no, se deben tener en cuenta ciertas normas para la manipulación de la sangre u otros fluidos corporales.
Por ejemplo:
-Las superficies sucias con sangre deben limpiarse rápidamente con desinfectantes comunes (cloro o alcohol).
-Usar toallas de papel desechables y remojar en desinfectante los trapos para los pisos.
-Las personas encargadas de la limpieza, deben usar guantes para protegerse.
-En caso de heridas, hacer las curaciones con guantes desechables, y mantener las heridas cubiertas hasta que cicatricen.
-Instruir a los profesores y personal a cargo de los niños sobre el cuidado y manejo de éstos en caso de accidentes.

¿Existe algún riesgo para la familia en vivir con una persona infectada con el virus del SIDA?

No constituye un riesgo vivir con una persona con el virus del SIDA. Los contactos como tocar, estrechar la mano, abrazar, sentarse juntos, no conllevan peligro de contagio. Pero es necesario mantener ciertas normas de higiene, como:
– No compartir máquina de afeitar, cepillos de dientes, ropa interior, tijeras para las uñas.
-Que la persona infectada con el virus en caso de tener heridas, las mantenga cubiertas hasta que cicatricen.
-Mantener los servicios higiénicos desinfectados para que la persona con el virus no se contagie con otras infecciones.
-Si algún utensilio o superficie se mancha con sangre, limpiarla inmediatamente con desinfectantes como cloro.
-No hay contagio por usar los mismos platos, tazas, etc.

¿Existe algún riesgo en trabajar junto con personas que tengan el virus del SIDA?

No hay ningún riesgo de contagiarse el virus del SIDA por compartir las actividades de trabajo con una persona infectada. Saludarse, darse la mano, un beso, tomar un café juntos, compartir el escritorio, no constituyen ningún riesgo.

Fuente: «Conversemos de sexualidad», programa para padres profesores y estudiantes. Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación (CIDE)