*

Definición y características de texto normativo

El texto normativo se utiliza para establecer un orden en ciertos procedimientos o asuntos. Existen muchos textos de este tipo que cumplen una función práctica y de orden, necesarios en la vida cotidiana. Sus características, estructura y producción, se presentan a continuación.

Se define como aquel texto que entrega normas o instrucciones para alcanzar la realización de un propósito. Específicamente, señalan cómo actuar en un determinado lugar o circunstancia para obtener un resultado de un procedimiento.

Su función es apelativa, debido a que su objetivo es que cualquier individuo entienda y comprenda cómo funciona un proceso siguiendo ciertos pasos.

Se consideran dentro de los textos normativos: los reglamentos, las normas de funcionamiento o de conducta, las condiciones para participar de una determinada actividad, las reglas, las instrucciones de aparatos eléctricos, las leyes, los mandamientos, los manuales, recetas de cocina, etc.

Características

– Las instrucciones deben ser claras y precisas.

– Los enunciados deben ser cortos.

– Es importante que las instrucciones se presenten secuencialmente, es decir, paso a paso para obtener un resultado.

– El emisor del mensaje debe ser objetivo.

– Se deben definir los términos nuevos antes de utilizarlos.

– El vocabulario utilizado debe ser específico, congruente y sin ambigüedad.

– Se utilizan tecnicismos dependiendo del área tratada.

– El lenguaje utilizado debe ser atrayente para el receptor.

– Las instrucciones comúnmente se apoyan de esquemas o ilustraciones para una mejor comprensión del mensaje.

– Utiliza el infinitivo, el modo imperativo y el modo indicativo y/o formas personales.

Estructura

Está constituida por:

Objetivo presentado: en muchas ocasiones el objetivo queda plasmado en el título, o bien, señalado como introducción al texto.

Instrucciones para la realización del objetivo
: comúnmente se presentan divididas en apartados y subapartados, los cuales se apoyan de las sangrías, asteriscos, números o íconos para señalar o secuenciar la serie de pasos.

 

Consideraciones y criterios de orden para escribir un texto normativo

 Consideraciones

1. Determinar el tema a tratar y señalar un título para identificar el contenido.

2. Repasar mentalmente los pasos del proceso o procedimiento. 

3. Organizar los pasos secuencialmente y enumerarlos (apoyado de sangrías, asteriscos, números o íconos).

4. Prestar atención a la redacción, considerando: oraciones claras y coherentes, la utilización del imperativo o el impersonal “se” más la tercera persona del verbo, conectores adecuados y un léxico acorde al tema a tratar (tecnicismos).

Criterios de orden

–  Ordenación cronológica
Las instrucciones se siguen según una secuencia, es decir, paso a paso.

 –  Ordenación lógica
Habitualmente, este tipo de orden sigue secuencias de: Causa-efecto o condición-consecuencia.

–  Ordenación según el rango
De mayor a menor rango o importancia respecto la información que se entrega.

¿Cómo se escribe una receta?

Primero, es importante definir el plato a preparar. Posteriormente, deberás hacer una lista de los ingredientes que vas a utilizar y, para terminar, entregar las instrucciones, paso a paso, de cómo prepararlo.

En este tipo de texto no harás ninguna referencia espacial o temporal, su lenguaje es más bien imperativo, lo cual hace referencia a las órdenes para alguna preparación, como por ejemplo; “revuelve”, “hornea”, “bate”, etc., o en infinitivo como por ejemplo; “sazonar”, “mezclar”, “servir’, etc. Así, se utilizará la segunda persona singular para referirte al lector. 

Esto te mantendrá atento, ya que deberás considerar verbos específicos para actividad culinaria.
Finalmente es necesario que establezcas coherencia entre cada actividad a realizar, estableciendo un orden lógico en la secuencia de los hechos para la preparación de cualquier alimento.

Puré de espinacas o acelgas

Tiempo de preparación: 15 minutos aproximadamente

Ingredientes

2 cucharadas de cebolla picada fina
2 cucharadas de aceite
2 tazas de espinacas o acelgas cocidas y escurridas (1 kg o 1 paquete)
sal, pimienta
1 taza de crema larga vida o una caja de crema de 200 ml (200 ml)
½ taza de queso rallado

Preparación

1. Saltear la cebolla en el aceite, añadir las espinacas picadas, sazonar con sal y pimienta. Dejar impregnar unos minutos.

2. Añadir la crema mezclando bien.

3. Servir espolvoreado con el queso rallado.